Mar 13 de abril de 2021 Curiosidades

El remate y la venta a la baja de activos del Estado en Brasil: puertos, ferrocarriles y aeropuertos

1024 576

Por Daniel Giovanaz para Brasil de Fato y traducido por Resumen Latinoamericano.

AnnurTV
AnnurTV
http://www.annurtv.com/nota/61750-curiosidades-el-remate-y-la-venta-a-la-baja-de-activos-del-estado-en-brasil-puertos-ferrocarriles-y-aeropuertos.html
El remate y la venta a la baja de activos del Estado en Brasil: puertos, ferrocarriles y aeropuertos

En menos de tres días se adjudicaron 28 activos de infraestructura al sector privado por un período de 30 años. Esta semana, el gobierno federal llevó a cabo el mayor paquete de concesiones de activos de infraestructura al sector privado desde la toma de posesión de Jair Bolsonaro.

En la tarde del viernes 9 de abril, se subastaron cuatro terminales de líquidos en el Puerto de Itaqui (MA), utilizados para la distribución de combustible en el Noreste, un terminal de madera en el Puerto de Pelotas (RS).

El día anterior, el gobierno recaudó R $ 32,7 millones con la subasta del Ferrocarril de Integración Oeste-Este (Fiol), en el tramo de 537 km entre Ilhéus y Caetité (BA). El miércoles (7), se otorgaron 22 aeropuertos, por un total de R $ 3,3 mil millones, con una inversión esperada de R $ 6,1 mil millones.

Las concesiones tienen una validez de 30 años.

Vender en pandemia, es devaluar activos

El economista y técnico del Departamento Intersindical de Estadística y Estudios Socioeconómicos (Dieese), Cloviomar Cararine cuestiona la realización de las subastas precisamente en pleno apogeo de la pandemia del covid-19 , cuando supuestamente se devaluarían los activos.

«Sin duda, no estamos en el mejor momento para realizar inversiones privadas. Brasil vive, además de la crisis generada por la pandemia, una crisis de credibilidad política. Falta un proyecto de desarrollo nacional, políticas claras del gobierno federal, y hay una gran inestabilidad. No en vano, la inversión privada extranjera está cayendo en el país ”, analiza.

Según el Banco Central, las inversiones extranjeras directas en la economía brasileña totalizaron US $ 34.167 millones en 2020, una disminución del 50,6% en comparación con el año anterior.

Para Igor Rocha, investigador asociado de la Fundação Getúlio Vargas (FGV), no hay forma de decir que los montos recaudados serían mayores si las subastas se realizaran en otro momento.

«Quien invierte en estos proyectos de infraestructura no está mirando hoy, ni mañana, ni el gobierno actual, ni el próximo. Son 30 años de concesión», puntualiza.

«El inversor es pragmático, observa tipos de interés e invertirá en activos que permitan una mayor rentabilidad. Por tanto, hubo interés», añade el economista. «Ahora, la inversión pública debe volver a ocurrir. Un presupuesto de R $ 8 mil millones, para el 2021, no es suficiente para hacer nada. Brasil, cada año, pierde infraestructura, y esto solo lo podremos superar con inversión pública y privada. . «

Compradores

Bahia Mineração (Bamin) fue la única empresa que presentó una propuesta para el tramo inicial de Fiol. Sin competencia, obtuvo la concesión por solo R $ 30 mil más que el monto mínimo establecido por el Ministerio de Infraestructura.

Director de planificación y economía de la Asociación Brasileña de Infraestructura e Industrias Básicas (ABDIB), Rocha analiza por qué la concesión de Fiol era menos atractiva que la de los aeropuertos, a los ojos del inversor privado.

“Una cosa es vender un activo como los aeropuertos, que ya están en operación. Las demandas, los problemas, los temas ambientales ya se conocen. Otra cosa es Fiol, que aún no está funcionando”, compara.

«Necesitamos que el Estado y el sector privado caminen juntos, cada uno con sus propias responsabilidades. No podemos pensar que el sector privado resolverá todos los problemas de Brasil, sobre todo porque no es su responsabilidad», agrega el especialista.

El Grupo CCR, ex Companhia de Concessões Rodoviárias, ganó la subasta de aeropuertos en Curitiba (PR), Foz do Iguaçu (PR), Navegantes (SC), Londrina (PR), Joinville (SC), Bacacheri (PR), Pelotas ( RS), Uruguaiana (RS), Bagé (RS), Goiânia (GO), São Luís (MA), Teresina (PI), Palmas (TO), Petrolina (PE) e Imperatriz (MA).

Los aeropuertos franceses Vinci se harán cargo de las terminales de Manaus (AM), Porto Velho (RO), Rio Branco (AC), Cruzeiro do Sul (AC), Tabatinga (AM), Tefé (AM) y Boa Vista (RR).

El ministro de Infraestructura, Tarcísio de Freitas, dijo el martes (6) que el objetivo de las concesiones no es la recaudación en sí, sino la posibilidad de ampliar las inversiones en nuevos proyectos para reducir el déficit de infraestructura de Brasil.

El gobierno de Bolsonaro espera terminar el año con 50 activos subastados.

Contexto e inquietudes

Aunque Igor Rocha diferencia, en su análisis, las concesiones privatizadoras, Cararine dice que ambas modalidades pueden tener un impacto en la soberanía nacional.

“La elección por la concesión de un activo significa pérdida de soberanía. Hay problemas en la forma en que se están llevando a cabo las concesiones, sin contrapartes claras para la generación de empleo e ingresos, además del cuidado ambiental. y el riesgo económico se queda con el Estado, y el sector privado entra en la exploración del negocio y la apropiación de utilidades. Falta una política de desarrollo nacional clara ”, enfatiza.

La subasta de los 28 activos se produce veinte días después de una carta de miembros del mercado financiero exigiendo que Jair Bolsonaro (sin partido) tome medidas para combatir la pandemia .

El mandatario no aceptó las sugerencias, pero se reunió con grandes empresarios que ya formaron su base de apoyo a principios de esta semana , reafirmando el apego a la agenda de privatizaciones y desinversiones de Paulo Guedes, ministro de Economía.

Miembro del Consejo Federal de Economía (Cofecon), Fernando de Aquino coincide en que la crisis sanitaria tiende a devaluar los activos.

«Este es uno de los principales problemas», reconoce.

El experto recuerda que la orientación general del gobierno de Bolsonaro es garantizar altas tasas de ganancia para los inversionistas privados, lo que puede tener un alto costo para el país.

“Lo que se espera es que la concesionaria tenga un retorno ‘civilizado’ del capital que invierte, es decir, al mismo nivel vigente en países desarrollados y emergentes. Aquí en Brasil operamos con un retorno de capital muy alto, en un nivel que no se practica en otros lugares del mundo, y eso es una gran preocupación ”, apunta.

Para Aquino, el gobierno «tendría que poner límites a las partes interesadas» para asegurar que la rentabilidad obtenida por ellos sea, en sus palabras, «civilizada».

«El gobierno actual, como los propios empresarios, trabaja en sentido contrario, para incrementar el retorno [de los inversionistas privados] sobre el capital. Es una situación, no solo de pandemia, sino de la orientación del gobierno actual para garantizar un muy alta rentabilidad ”, dice.

Sin una regulación adecuada, el riesgo es que las empresas privadas vayan en contra del interés nacional en su búsqueda de ganancias.

«Cuando los inversores comienzan a operar, es necesario que haya una supervisión estricta», dice Aquino. “Tenemos agencias reguladoras, pero sabemos que tienden a ser captadas por los regulados. Los técnicos de estas agencias muchas veces pasan de un lado a otro, cumplen el período de cuarentena y son contratados por la empresa que solían regular. frecuentes en todo el mundo y el interés del país está en un segundo plano «.

La falta de regulación permitiría, por ejemplo, a una empresa dejar de operar ciertos aeropuertos y líneas aéreas porque los considera menos rentables.

«¿Quién supervisa al inspector?», Pregunta el asesor de Cofecon. “Tenemos muchos casos, en concesiones viales, de operaciones disfuncionales, en las que el mantenimiento no es adecuado, las tarifas se exageran. Para regular esta actividad se necesita voluntad política y la participación de la sociedad civil, y hoy la orientación que tenemos de el gobierno es solo para garantizar un alto rendimiento a los inversores «.

Otras criticas

Pese al aplauso de los medios hegemónicos, las subastas de esta semana despertaron críticas entre sindicalistas y parlamentarios.

«Los medios los paga el mercado, y el mercado quiere ver privatizaciones, concesiones, la contracción del tamaño del Estado, quiere comprar activos del gobierno a precio de banano. A cambio de espejos», dijo Francisco Lemos. presidente del Sindicato Nacional de Trabajadores Aeroportuarios (Sina), en un video difundido el día 8 .

Lemos dice que no se sustenta el argumento de que el sector privado sería más eficiente en la gestión de estos activos.

«Vinci, que se adjudicó la concesión del aeropuerto, es una empresa estatal francesa. Aena, Fraport [empresas españolas y alemanas, que ya operan en el país], son todas empresas estatales extranjeras que toman nuestra infraestructura», dijo.

El diputado federal José Ricardo (PT / AM) criticó específicamente las subastas de tres aeropuertos en la región amazónica. «No tiene sentido vender algo que genera ganancias», dijo a la prensa , señalando que el gobierno de Dilma Rousseff (PT) invirtió R $ 400 millones en renovaciones en el aeropuerto de Manaus.

Serafim Corrêa (PSB / AM), diputado estatal, también dijo que la concesión debería haberse realizado antes de la reforma, financiada por el Estado. Ambos temen que disminuya la oferta de vuelos en aeropuertos considerados pequeños, como estrategia de las gestoras para reducir costes.

 

 

Por Daniel Giovanaz para Brasil de Fato y traducido por Resumen Latinoamericano.

visitas

Palabras clave de la nota



Si te gustó, te invitamos a compartirla


Comentarios
Tendencias
Podes seguir leyendo…
Palestina día a día
1280 720
Ocupación Palestina
El horror de la guerra
1280 720
Ocupación Palestina
El horror de la guerra