Vie 16 de abril de 2021 Medio Oriente

"Es necesario ser antisionista para rechazar el antisemitismo"

1024 576

Uno de los malentendidos más comunes sobre la ocupación israelí de Palestina es que se trata de un "conflicto" entre dos países, "Israel" y "Palestina". Este lenguaje es muy engañoso, porque da la impresión de que se trata de dos países igualados que se enfrentan en un interminable conflicto fronterizo que dura desde hace miles de años debido a una especie de conflicto religioso amorfo.

AnnurTV
AnnurTV
http://www.annurtv.com/nota/61806-opinion-es-necesario-ser-antisionista-para-rechazar-el-antisemitismo.html
"Es necesario ser antisionista para rechazar el antisemitismo"

Esto no es así. En realidad, sólo hay un país entre el río Jordán y el mar Mediterráneo. Actualmente se llama Israel, que es un estado de apartheid cuyas leyes privilegian a los judíos sobre todos los demás. Históricamente, antes de 1948, el único nombre que se utilizaba para todo este territorio era Palestina.

Con el auge del sionismo -un movimiento europeo de colonos fundado a finales del siglo XIX- se inventó un nuevo término para describir Palestina: la "Tierra de Israel". Hasta entonces, la palabra "Israel" se utilizaba generalmente sólo como sinónimo del pueblo judío, como en la frase bíblica "Hijos de Israel".

En una historia bíblica, Jacobo, nieto de Abraham, luchó con el hombre hasta la mañana. Al amanecer se enteró de que el ser celestial había sido en realidad el propio Dios. Jacobo recibió entonces el nombre de "Israel", explicado en el Génesis como "el que lucha con Dios". (Aunque algunos eruditos bíblicos y arqueólogos modernos sostienen que una traducción más exacta es "Luchador por El", siendo El la deidad principal del antiguo panteón cananeo).

Como describe el historiador israelí Shlomo Sand en su libro The Invention of the Land of Israel, antes del movimiento sionista, las comunidades judías de todo el mundo nunca consideraron Palestina como su patria.

El judaísmo, por supuesto, tenía conexiones históricas muy reales con Palestina, por lo que el país se entendía en un sentido espiritual como el hogar de la fe judía. Palestina fue también el lugar de nacimiento del cristianismo y desempeña un papel importante en el islam, especialmente la ciudad de Jerusalén.

Antes de que el cristianismo se convirtiera en la religión establecida del Imperio Romano, el judaísmo era una fe muy proselitista. Como tal, se extendió ampliamente por toda la cuenca mediterránea, en Egipto y más allá. De hecho, ya en el siglo VIII de nuestra era, las clases dirigentes del Imperio Jázaro (una confederación de tribus de habla turca en lo que hoy es el sureste de la Rusia europea) se convirtieron en masa al judaísmo.

Por ello, es ilógico suponer -como hacen los sionistas- que la "patria" ancestral de todos los judíos del mundo es Palestina. Tal visión es en realidad antisemita.

Un tema frecuente en la historia del racismo antijudío europeo era que los judíos de Europa no eran realmente judíos europeos, sino judíos que de alguna manera se encontraron perdidos en el extranjero como un accidente de la historia. Los judíos británicos no eran "realmente" británicos y los judíos alemanes no eran "realmente" alemanes en absoluto, sino simplemente "judíos en Alemania". Tanto los antisemitas como los sionistas están de acuerdo en este punto.

Si la distinción entre judíos alemanes y "judíos en Alemania" se le escapa, considere esto: El gobierno nazi de Hitler definió a la población alemana del país exactamente de la misma manera. Los judíos no eran "racialmente" alemanes, afirmaba la propaganda nazi.

Antes del Holocausto, el gobierno de Hitler llegó a firmar una serie de acuerdos con la Federación Sionista Alemana. El más conocido de ellos fue el Acuerdo de Transferencia ("Haavara") de 1933, que liquidaba las propiedades de los judíos alemanes acomodados a cambio de permitirles abandonar Alemania para convertirse en colonos en la Palestina de los años 30, llevándose una parte de su riqueza.

De este modo, ambas partes -los nazis y los sionistas- consiguieron lo que querían. Los nazis se alegraban de que los judíos abandonaran Europa; los sionistas querían apoderarse de Palestina para construir una "patria judía" en un país que era abrumadoramente no judío, por lo que necesitaban que emigrara allí el mayor número posible de judíos. Así pues, durante un tiempo, antes del Holocausto, los intereses nazis y sionistas convergieron.

Sin embargo, este cruce no era una simple coincidencia de aliados reacios; también había una afinidad de ideología. Al igual que los antisemitas europeos anteriores, los nazis abrazaban una ideología "racial", en la que todos los judíos eran considerados ajenos a Europa; una influencia externa procedente del corrupto, decadente y bárbaro Oriente.

A veces, algunos líderes sionistas alemanes incluso jugaron con esta afinidad en sus llamamientos a los nazis para que les dejaran llevar a cabo sus programas de formación en centros "vocacionales" que pretendían transformar a los judíos alemanes en colonos sionistas listos para trasladarse a Palestina. Aunque esto tuvo lugar antes del Holocausto, nunca hubo duda alguna sobre las intenciones asesinas, violentas y racistas de los nazis hacia los judíos.

En una época en la que las organizaciones y publicaciones culturales y religiosas de los judíos alemanes eran reprimidas, prohibidas y perseguidas en toda la Alemania nazi, las organizaciones sionistas eran la excepción. De hecho, la única bandera permitida, aparte de la nazi, fue la que se convirtió en la bandera de Israel.

Por lo tanto, en última instancia, además de ser antipalestino, antiliberación y antilibertad, el sionismo es también una ideología antisemita. Pretende la falsa idea de que el pueblo judío no pertenece a ninguna parte del mundo, salvo como "israelíes" colonos en la Palestina ocupada.

En contra de la obsesiva campaña de demonización del lobby pro-israelí que afirma falsamente que "el antisionismo es antisemitismo", el hecho es que para ser genuinamente antirracista y rechazar la intolerancia contra el pueblo judío, es un requisito ser antisionista. Como suele decir la Campaña Escocesa de Solidaridad con Palestina "El antisemitismo es un delito. El antisionismo es un deber".

Fuente: MEMO

visitas

Palabras clave de la nota



Si te gustó, te invitamos a compartirla


Comentarios
Tendencias
Podes seguir leyendo…
Palestina día a día
1280 720
Ocupación Palestina
El horror de la guerra
1280 720
Ocupación Palestina
El horror de la guerra