Vie 07 de mayo de 2021 Salud

Fracking en EEUU: Exposición a sustancias nocivas y enfermedades en niños

1024 576

Por Kristina Marusic y traducido por Katia Rodríguez Cabreja para opsur.org.ar.

AnnurTV
AnnurTV
http://www.annurtv.com/nota/61989-salud-fracking-en-eeuu-exposicion-a-sustancias-nocivas-y-enfermedades-en-ninos.html
Fracking en EEUU: Exposición a sustancias nocivas y enfermedades en niños

Hicimos pruebas a familias en el país de la fracturación para detectar sustancias químicas nocivas y revelamos exposiciones inexplicables, niños enfermos y la “vida de ensueño” de una familia afectada.

Esta es la parte 1 de nuestra serie de 4 partes, “Fractura Hidráulica”, una investigación de las sustancias químicas de fracturación en el aire, el agua y las personas del oeste de Pensilvania.

CONDADO DE WASHINGTON, Pensilvania – En el verano del 2019, Gunnar Bjornson, de 13 años, pasaba la mayoría de los días tocando su batería, jugando a los videojuegos, fastidiando con sus hermanos, deambulando al aire libre y rebuscando comida chatarra en la cocina de su casa, de por sí saludable.

Gunnar es moreno y rubio con ojos azules brillantes y tiene todo el carisma necesario para sobrevivir siendo el menor de los dos hijos del medio en una familia numerosa. Es el animador de la casa, siempre está contando chistes y cayendo en ataques de risa contagiosos.

Gunnar vive con su madre, su padre, sus hermanos mayores y su hermana menor, a unas 35 millas al sur de Pittsburgh, en la comunidad llamada Scenery Hill, donde los estrechos caminos rurales serpentean a través de sombríos bosques que se abren a vistas de campos ondulados en lo alto de las colinas. Las colinas están salpicadas de granjas, huertos frutales y campos de maíz y calabaza. Los bordes de las carreteras están salpicados por pequeñas iglesias blancas, puestos de venta de productos agrícolas y caminos de tierra marcados con letreros pintados a mano como “The Jones’s” y “Hidden Family Farm”.

 

 

Scenery Hill se encuentra en el condado de Washington, el condado con más fracturas en Pensilvania, con aproximadamente 1,584 pozos en sus 861 millas cuadradas, por lo que los idílicos caminos rurales también están flanqueados por señales que indican el tráfico de pozos de petróleo y gas: “Prohibido el tráfico de pozos más allá de este punto, ” Área de preparación —-> “,” Tráfico de camiones: No roturas de motor “y anuncios que dicen:” ¡Compramos derechos mineros! “

El 19 de agosto del 2019 fue un día típico para Gunnar: tocaba la batería, sacaba al perro fuera y discutía y bromeaba con sus hermanos. Pero sin que él y su familia lo supieran, Gunnar tenía una serie de sustancias químicas nocivas recorriendo su cuerpo.

Una muestra de orina tomada a Gunnar ese día contenía 11 sustancias químicas industriales nocivas, incluyendo benceno, tolueno, naftaleno y sustancias químicas menos conocidas relacionadas con una serie de efectos sobre la salud, como problemas respiratorios y gastrointestinales, irritación de la piel y los ojos, daño en los órganos, daños reproductivos, y mayor riesgo de cáncer.

Estos químicos se encuentran en elementos como la gasolina, los pesticidas, los disolventes y pegamentos industriales, los barnices, las pinturas, los gases de escape de los automóviles, las emisiones industriales y el humo del tabaco. También se detectan comúnmente en las emisiones al aire de los pozos de fracturación.

Gunnar Bjornson en la casa de su familia en Scenery Hill, Pensilvania. (Crédito: Connor Mulvaney para Environmental Health News)

El fracking, otro nombre para la fracturación hidráulica, es el proceso de extraer petróleo y gas de la Tierra, mediante la perforación de pozos profundos y la inyección de líquido a alta presión. Durante la última década, el fracking ha transformado la industria energética estadounidense: -la producción total de petróleo crudo se duplicó con creces entre 2010 a 2020, y el gas natural, que antes escaseaba, es ahora tan abundante que se exporta al extranjero. Pero en ese mismo período de tiempo, las preocupaciones sobre los efectos de la fracturación en la salud han aumentado.

En Texas, los investigadores encontraron que los bebés que nacen cerca de las quemas frecuentes (la quema del exceso de gas natural de los pozos de fracturación) tienen un 50 por ciento más de probabilidades de ser prematuros. En Colorado, el Departamento de Salud del estado encontró que las personas que viven cerca de los sitios de fracturación corren un mayor riesgo de sufrir hemorragias nasales, dolores de cabeza, problemas respiratorios y mareos. En Pensilvania, los investigadores encontraron que las personas que viven cerca del fracking enfrentan mayores tasas de mortalidad infantil, depresión y hospitalizaciones por problemas cutáneos y urinarios. Los estudios de las comunidades que practican la fracturación en todo el país han encontrado que vivir cerca de pozos de fracking aumenta el riesgo de nacimientos prematuros, embarazos de alto riesgo, asma, migrañas, fatiga, síntomas nasales y sinusales, trastornos de la piel e insuficiencia cardíaca; y los estudios de laboratorio han vinculado las sustancias químicas utilizadas en el fluido del fracking con la alteración endocrina, lo que puede causar desequilibrios hormonales, daños reproductivos, pubertad temprana, problemas cerebrales y de comportamiento, función inmunológica inadecuada y cáncer.

“En este momento tenemos pruebas suficientes que estos impactos en la salud deberían de preocupar seriamente a los legisladores interesados en proteger la salud pública”, declaró a Environmental Health News (EHN) Irena Gorski Steiner, candidata al doctorado en epidemiología ambiental de la Escuela de Salud Pública Bloomberg de la Universidad de Johns Hopkins.

EHN lleva años informando sobre las crecientes evidencias de los impactos de la fracturación hidráulica en la salud humana. Pero vimos una brecha en la ciencia: casi nadie estaba verificando si los químicos dañinos de la fracturación estaban realmente en los cuerpos de las personas que viven cerca de los pozos. En el 2019, EHN recolectó muestras de orina, junto con muestras de aire y agua, de cinco familias en el suroeste de Pensilvania, incluidos los Bower-Bjornsons, y los hizo analizar en busca de sustancias químicas asociadas con el fracking. Encontramos:

● Sustancias químicas en muestras de agua, aire y orina vinculadas a una amplia gama de impactos nocivos para la salud.

● Sustancias químicas cancerígenas en muestras de aire en niveles que superaban los umbrales de seguridad recomendados.

● Biomarcadores (también denominados productos de degradación o metabolitos) de sustancias químicas nocivas como etilbenceno, estireno y tolueno en los cuerpos de los habitantes del suroeste de Pensilvania en niveles significativamente más altos que los del estadounidense promedio. Por ejemplo, encontramos un biomarcador de tolueno en un niño de 9 años que vivía cerca de los pozos de fracturación a un nivel 91 veces más alto que el nivel observado en el estadounidense promedio.

● Las familias que viven más cerca de los pozos de fracking tenían niveles más altos de sustancias químicas como el 1,2,3-trimetilbenceno, 2-heptanona y naftaleno en su orina que las familias que viven más lejos. La exposición a estos compuestos está relacionada con problemas cutáneos, oculares y respiratorios, enfermedades gastrointestinales, problemas hepáticos, problemas neurológicos, daño renal y del sistema inmunológico, problemas de desarrollo, alteraciones hormonales y un mayor riesgo de cáncer.

LEA AQUÍ SOBRE CÓMO REALIZAMOS NUESTRO ESTUDIO

Recolectamos un total de 17 muestras de orina de Gunnar y su familia durante el verano del 2019. Algunas exposiciones químicas no son detectables en la orina si el cuerpo ya las ha descompuesto, por lo que también buscamos productos de degradación o biomarcadores de sustancias químicas dañinas. La presencia de estas sustancias químicas y de sus biomarcadores en la orina generalmente refleja las exposiciones que se produjeron a los pocos días del muestreo.

Algunos de estos biomarcadores tienen otras fuentes además de estas sustancias químicas. Por ejemplo, el ácido trans, trans-mucónico es un biomarcador del benceno, pero el consumo de ácido sórbico (un conservante común de los alimentos) también produce ácido trans, trans-mucónico. El ácido hipúrico es un biomarcador del tolueno, que puede dañar el sistema nervioso o los riñones, pero también se forma cuando el cuerpo procesa el té, el vino y ciertos zumos de frutas. Como resultado, es de esperar que todo el mundo tenga un cierto nivel de estos compuestos en su cuerpo. Para determinar si los niveles que observamos en las familias de Pensilvania eran normales, comparamos los niveles de estos biomarcadores en las familias que analizamos con los niveles observados en el estadounidense promedio utilizando la Encuesta Nacional de Examen de Salud y Nutrición (National Health and Nutrition Examination Survey) de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de EE.UU.

Muchas de las muestras de orina de la familia Bower-Bjornson contenían biomarcadores de sustancias químicas de fracturación hidráulica en niveles más altos que el percentil 95 de Estados Unidos, valor por debajo del cual se encuentra el 95 por ciento de los estadounidenses, según los datos de los CDC.

Más de la mitad de las muestras de la familia superaron el percentil 95 de E.E.U.U. para el ácido fenilglioxílico, un biomarcador del etilbenceno y estireno, y el 41 por ciento de las muestras de la familia excedieron el percentil 95 de EE. UU. para ácido hipúrico y ácido trans, trans-mucónico, biomarcadores del tolueno y el benceno, respectivamente. La exposición a estos compuestos está relacionada con la irritación de la piel, los pulmones y los ojos, así como con daños al sistema nervioso central, el hígado y el riñón; y con el cáncer.

La muestra de orina de Gunnar contenía un nivel de ácido mandélico, un biomarcador de etilbenceno y estireno, 55 veces más alto que el estadounidense promedio (según los datos de los CDC) y más alto que los niveles que se observan típicamente en el fumador de cigarrillos adulto promedio.

El ácido mandélico no es perjudicial en sí mismo, se utiliza en pequeñas cantidades en algunos medicamentos y productos para el cuidado de la piel, pero la exposición al etilbenceno y al estireno está relacionada con irritaciones en la piel, los ojos y el tracto respiratorio, los daños reproductivos, las alteraciones endocrinas y un mayor riesgo de cáncer.

Hace unos años, cuando la perforación comenzó simultáneamente en tres de las plataformas de pozos de fracturación a unas pocas millas de la casa de los Bower-Bjornson, Gunnar sufría con frecuencia, hemorragias nasales que duraban hasta 20 minutos y le quitaban todo el color de su cara. A veces, tosía con coágulos de sangre. Una vez, recuerda, le sucedió en la escuela y le pidió a su profesor que no se lo contara a su mamá, porque sabía que le preocupaba.

Gunnar sigue teniendo hemorragias nasales, pero son menos frecuentes ahora que los tres pozos están en producción, es decir, que ya no se perforan y fracturan activamente, sino que están produciendo petróleo y gas. No son los únicos tres pozos cercanos. La casa de la familia se encuentra a menos de cinco millas de al menos 25 plataformas de pozos activos, muchos de los cuales contienen múltiples pozos. La plataforma más cercana, propiedad de EQT Corporation, con sede en Pittsburgh, el mayor productor de gas natural del país, alberga 10 pozos operativos.

No hay forma de saber con certeza si las exposiciones de Gunnar y su familia provienen de las emisiones de la fracturación. Buscamos otras fuentes potenciales de exposición visitando su hogar, pidiéndoles que completaran una encuesta extensa y grabando sus actividades en el momento de nuestro muestreo.

En los días en que recolectamos las muestras, la familia se dedicó generalmente a las actividades normales de verano: hacer recados, trabajar en el jardín y holgazanear por la casa. Cuando observamos otras fuentes potenciales de exposición, las anotamos en nuestro informe. Hasta donde sabemos, los Bower-Bjornson no fumaban cigarrillos, no pasaban horas en el tráfico ni consumían cantidades suficientemente grandes de alimentos o productos que contuvieran estos compuestos como para explicar completamente por qué sus niveles de estos compuestos eran mucho más altos que los de la mayoría de los estadounidenses.

La mayor diferencia entre esta familia y el estadounidense promedio: la proximidad de su hogar a los pozos de fracturación.

“Más o menos sabía que estábamos siendo expuestos aquí”, dijo la madre de Gunnar, Lois Bower-Bjornson, a EHN, “pero no tenía idea de que fuera a este nivel. Ver esto en papel fue una verdadera revelación “.

También encontramos sustancias químicas nocivas en las muestras de orina de Lois; el 23 de julio de 2019, su muestra contenía el nivel más alto de naftaleno detectado en nuestro estudio. No hay datos nacionales disponibles para comparar su nivel, pero el nivel de naftaleno detectado en la muestra de orina de Lois ese día fue más de 15 veces mayor que el nivel medio que detectamos en otros residentes del suroeste de Pensilvania.

Desde la izquierda, Gunnar, Lois, Odessa, Nels y Kylan en su casa en Scenery Hill, PA. (Crédito: Connor Mulvaney para Environmental Health News)

“Cuando tomamos muestras de aire y de orina, generalmente no encontramos naftalina a menos que haya una fuente industrial que libere naftaleno muy cerca”, dijo a EHN Wilma Subra, una científica ambiental y fundadora de la firma consultora ambiental Subra Company. A través de su firma, Subra lleva décadas realizando estudios similares a los de EHN en comunidades expuestas a sustancias tóxicas. También se desempeñó anteriormente como vicepresidenta del Consejo Asesor Nacional de Política Ambiental de la Agencia de Protección Ambiental (EPA) y recibió una beca MacArthur por su trabajo relacionado con la exposición ambiental.

Todos nos exponemos a diario a innumerables sustancias químicas tóxicas, un subproducto de vivir en un mundo moderno repleto de vehículos, industria pesada, plásticos y pesticidas. El estudio piloto de EHN fue pequeño y se necesita más investigación para determinar las exposiciones y tendencias del fracking. Sin embargo, las exposiciones que encontramos en Gunnar, su familia y otros cuatro hogares del suroeste de Pensilvania sugieren que los aproximadamente 18 millones de estadounidenses que viven a una milla de un pozo de petróleo y gas activo podrían enfrentar niveles superiores al promedio de exposición a sustancias químicas que les perjudican.

Para muchas de esas familias, incluyendo los Bower-Bjornson, la proximidad de la industria a sus hogares no sólo ha generado ansiedad por su salud, sino que también ha dañado su calidad de vida y les ha hecho sentirse desprotegidos y abandonados por las agencias federales y estatales que se supone que deben protegerlos.

Un sueño que se convirtió en pesadilla

Lois Bower-Bjornson en su casa de Scenery Hill, Pensilvania. (Crédito: Connor Mulvaney para Environmental Health News)

El condado de Washington es un 93 por ciento de población blanca y en su mayoría rural, salpicado de antiguos pueblos mineros. La excepción es la sede del condado, una pequeña ciudad con el mismo nombre que el condado que alberga a la Washington & Jefferson College y alrededor del 7 por ciento de los aproximadamente 207,298 residentes del condado. La mayor parte del condado es de clase media. La tasa de pobreza es de alrededor del 10 por ciento, unos pocos puntos más bajo que la tasa de pobreza estatal del 12 por ciento.

La pintoresca casa de campo blanca de los Bower-Bjornson, construida en 1830, fue originalmente el almacén general del pueblo. Las paredes de la gran sala de estar tienen estanterías de piso a techo, y en uno de los estantes, que se ha dejado sin pintar para la posteridad, hay listas de productos, cantidades y precios, y cuentas de lo que parecen ser fichas familiares rayadas con lápiz descolorido.

El resto de las estanterías están llenas de libros, una colección de discos musicalmente diversa y recuerdos de la infancia como dioramas escolares y casas de lego.

Cuando eran una pareja joven, Lois y su esposo Dave vivían en el lado norte de Pittsburgh en las históricas Calles de la Guerra de México (Mexican War Streets), pero después de la llegada de su segundo hijo comenzaron a buscar más espacio. Vieron esta casa en Scenery Hill y se enamoraron de la idea de una idílica vida en el campo.

Se mudaron y matricularon a los niños en una escuela primaria de una sola aula, donde pasaban los días practicando yoga, cultivando el jardín y ayudando a preparar las comidas compartidas. Odessa, el más joven de los cuatro niños, le dijo a EHN: “Es la mejor escuela del mundo”.

Gunnar y Odessa juegan en la casa de su familia en Scenery Hill, Pensilvania. (Crédito: Connor Mulvaney para Environmental Health News)

Cuando las empresas de fracturación llegaron en el 2011, los Bower-Bjornson no se preocuparon: vieron una oportunidad para el crecimiento económico. Le concedieron permiso a una compañía para tender líneas de transmisión de gas natural debajo de su propiedad por $ 12,500 (aunque no han arrendado sus derechos mineros). Pero en los años siguientes, la tranquila vida en el campo de la familia se transformó en otra cosa.

Su propiedad estaba rodeada de un voluminoso tráfico de camiones, grandes llamas que salían disparadas hacia el cielo, malos olores, luces brillantes, ruidos fuertes y una costosa rotura de la tubería de gas que atribuyeron al aumento del tráfico. Pronto empezaron a sentirse abrumados y no son los únicos.

En las ciudades de fracturación hidráulica de todo el país, los residentes se han visto en la disyuntiva sobre si arrendar sus tierras y sacar provecho o en luchar contra la industria. Cuando la industria de fracturación industrializa repentinamente zonas que antes eran rurales y suburbanas, las investigaciones han revelado que el sentido del lugar y la identidad de los residentes se ven alterados, y que vivir en medio del fracking puede aumentar la preocupación, la ansiedad y la depresión.

Las preocupaciones sobre la contaminación del agua también han persistido desde el comienzo del auge de la fracturación hidráulica, cuando se hicieron virales las imágenes de agua del grifo de las casas cercanas a las plataformas de pozos que se incendiaba debido a su alto contenido de metano.

Los hermanos Kylan Bjornson y Nels Bjornson en su casa en Scenery Hill, Pensilvania. (Crédito: Connor Mulvaney para Environmental Health News)

Los investigadores han documentado la contaminación del agua potable causada por la fracturación en Pensilvania, Ohio, Dakota del Norte y Wyoming en varios momentos, y en 2016 la EPA concluyó que la industria representaba una amenaza para el suministro de agua de Estados Unidos. Una revisión de la literatura publicada en 2020 analizó una década de investigación sobre los impactos de sólo la eliminación de aguas residuales del fracking y encontró que el agua potable en las comunidades que practican la fracturación hidráulica tiene niveles más altos de sólidos disueltos totales (como calcio, magnesio, cloruros y sulfatos), sal y metano.

Kathleen Sgamma, presidenta de la Western Energy Alliance, un grupo industrial que representa a 200 empresas de petróleo y gas no convencionales que operan en el oeste de EE. UU., declaró a EHN que, si bien las empresas siempre han trabajado para minimizar la posibilidad de que ocurra contaminación en el agua, han realizado algunas mejoras adicionales en los últimos años.

“La integridad de los pozos lleva décadas mejorando y casi todos los estados con mayor presencia de petróleo y gas han endurecido sus normas de fracturación, por lo que el riesgo de contaminación de las aguas subterráneas sigue siendo muy bajo”, dijo Sgamma. “Cuando observamos el manejo del agua en la superficie, es generalmente ahí donde pueden ocurrir los derrames. Es raro que las aguas superficiales se contaminen, pero cuando esto sucede, tiene que ser remediado y las empresas son responsables de ello “.

“Nadie quiere tener un derrame por varias razones”, añadió. “Uno, porque cuesta mucho más dinero limpiar un derrame que prevenirlos desde el principio, y dos, porque puede dañar la reputación de una empresa”. Agregó que las empresas han mejorado su capacidad para reciclar las aguas residuales, lo que resulta en un menor uso de agua dulce y ayuda a explicar algunos de los problemas de vertido que se han producido.

El agua de Bower-Bjornson proviene del sistema municipal local, Tri County Joint Municipal Authority, que da servicio a más de 10,000 clientes en el sureste del condado de Washington. Durante los últimos años, la familia Bower-Bjornson ha recibido avisos de la autoridad municipal del agua y de la Oficina de Agua Potable del Departamento de Protección Medioambiental de Pensilvania (DEP) en los que se indica que el agua municipal contiene contaminantes químicos no regulados, como ácidos haloacéticos, trihalometanos totales, nitratos y compuestos inorgánicos, entre otros. Los avisos advierten que las personas embarazadas, con hijos, con el sistema inmunológico comprometido o de edad avanzada deben consultar con un médico antes de beber el agua del grifo.

La industria del petróleo y el gas es una fuente probable de estos contaminantes, junto con la minería y otras industrias pesadas. Algunos contaminantes, como los trihalometanos, se forman cuando los contaminantes del agua de origen interactúan con químicos utilizados para su tratamiento.

Marcas para el crecimiento de los niños en el hogar de Bower-Bjornson. (Crédito: Connor Mulvaney para Environmental Health News)

Sydney Evans, una analista científica del Grupo de Trabajo Ambiental (Environmental Working Group), una organización sin fines de lucro para la defensa de la salud pública dijo a EHN, en los últimos 20 años se han actualizado pocas regulaciones federales o estatales sobre el agua, por lo que existe una brecha entre lo que es legal y lo que es seguro.

“Las personas tienden a dar por sentada la seguridad de su agua del grifo porque está siendo monitoreada, probada y tratada”, dijo Evans. “Pero es importante que la gente se dé cuenta de que legal no necesariamente significa segura”.

La mayor parte del agua potable pública en la región proviene del río Monongahela (o “el Mon”, en la jerga local). En el 2014, el DEP encontró sustancias químicas radiactivas en niveles 60 veces más altos a los permitidos por los estándares federales de consumo en Ten Mile Creek, cerca de la casa de los Bower-Bjornson, que desemboca en el Mon, y muchos lugareños creen que las aguas residuales de la fracturación son la fuente.

El año pasado, se descubrió que una planta municipal de aguas residuales en las cercanías de Belle Vernon estaba aceptando y vertiendo sin saberlo, lixiviados de fracturación procedentes de un vertedero cercano que contenían altos niveles de cloruros, bario y radio en niveles superiores a los permitidos por las normas federales de agua potable en el Mon- uno de los muchos casos similares en todo el estado.

A principios del verano del 2019, EHN recolectó muestras de agua en tres lugares de la casa de la familia Bower-Bjornson: en el grifo de la cocina filtrado por ósmosis inversa, en el grifo de la bañera y en el grifo exterior de la manguera. Encontramos niveles detectables de 20 de las 40 sustancias químicas comúnmente utilizadas en la fracturación hidráulica que buscamos en las muestras de al menos uno de esos lugares, incluyendo el benceno, que se sabe que aumenta el riesgo de cáncer, y el naftaleno, que está catalogado como “posiblemente cancerígeno para humanos” por la EPA.

Existen límites regulatorios federales para sólo cinco de los 40 químicos que analizamos, y las muestras de agua de la familia no excedieron esos límites. Algunos estados establecen límites de advertencia de salud para las sustancias químicas que no están reguladas oficialmente. Vermont recomienda no más de 0,5 microgramos por litro de naftalina en el agua potable para evitar efectos sobre la salud, incluyendo un mayor riesgo de cáncer. Los Bower-Bjornson tenían 5,83 microgramos por litro de naftalina en el agua, casi 12 veces más alto que el límite de recomendación de salud de Vermont. La Autoridad Municipal Conjunta de Tri-County se negó a comentar sobre estos hallazgos.

Lois, que ha estado rastreando los síntomas de los niños desde que comenzó la perforación, dijo que ver los resultados de estas pruebas confirmó lo que ya temía.

“[La Fracturación] simplemente nos abarca por completo”, dijo. “No es como si pudiéramos mirar a nuestra derecha o izquierda y decir que no está ahí. Y dondequiera que vayan, a la escuela o donde sea, también está allí “.

Beneficios económicos en cuestión

Una plataforma de perforación de fracturación hidráulica en el oeste de Pensilvania durante la noche. (Crédito: Ted Auch, FracTracker Alliance, 2015)

La fracturación hidráulica sí aporta beneficios económicos, al menos temporalmente. Un artículo publicado en el 2019 en American Economic Journal: Applied Economics encontró que en los primeros tres años de auge, las comunidades con fracking generalmente ven aumentar los ingresos totales en alrededor del 3 al 6 por ciento, el empleo aumenta en alrededor del 4 al 6 por ciento y los salarios aumentan en alrededor del 5 por ciento al 11 por ciento. Los precios de la vivienda aumentan alrededor del 6 por ciento, mientras que los gobiernos locales ven un aumento del 16 por ciento en los ingresos.

Teniendo en cuenta tanto el aumento de los ingresos como la disminución de la calidad de vida (por factores como el aumento de las tasas de delincuencia, el tráfico de camiones y la contaminación), los autores de ese estudio concluyeron que en las regiones donde se practica la fracturación hidráulica en todos los yacimientos de esquisto de EE. UU., la industria dio como resultado un promedio de ganancia neta de aproximadamente 2,500 dólares por hogar en los tres primeros años, aunque en algunas comunidades las ganancias fueron mucho mayores y otras no vieron ninguna.

Con el tiempo, estos impactos en las economías locales disminuyen. Un estudio publicado en febrero del 2021 por el Instituto del Valle del Río Ohio (Ohio River Valley Institute), un grupo de expertos sin fines de lucro, reveló que si bien la producción económica en los condados de los Apalaches donde se practica el fracking creció un 60 por ciento entre 2008 y 2019, la participación de los condados en los ingresos personales, los puestos trabajo y todos los niveles de población de la nación disminuyeron.

El estudio analizó los 22 condados de Ohio, Pensilvania y Virginia Occidental que producen más del 90 por ciento del gas natural de la región. En 2008, esos condados fueron responsables de $ 2,46 de cada $ 1,000 de producción económica nacional. Para 2019, los condados generaban $ 3.31 de cada $ 1,000 generados a nivel nacional, un aumento de más del triple de la tasa de crecimiento nacional. Pero durante el mismo período, la participación de esos condados en el ingreso personal de la nación se redujo en un 6,3 por ciento, su participación en el empleo se redujo en un 7,5 por ciento y su participación en la población de la nación se redujo en un 9,7 por ciento. El análisis concluyó que alrededor del 90 por ciento de la riqueza creada a partir de la extracción de gas de esquisto sale de las comunidades locales.

De los tres estados que analizados en el informe, el Pensilvania mostró las mejores medidas de prosperidad, y algunos condados de Pensilvania obtuvieron mejores resultados que otros; el condado de Washington fue el mejor, con una tasa de crecimiento de los ingresos personales que superó ligeramente el crecimiento nacional y un crecimiento del empleo igual a la tasa nacional, mientras que cinco de los otros siete condados de Pensilvania obtuvieron muy pocos puestos de trabajos o experimentaron pérdidas.

Diana Irey Vaughan, presidenta de la Junta de Comisionados del Condado de Washington, comentó que la industria ha transformado la economía local.

“La industria del petróleo y el gas ha tenido un tremendo impacto positivo en nuestra economía”, comentó Vaughan a EHN. “Por ejemplo, del 2000 a 2018, nuestro ingreso medio aumentó de $ 47,287 a $ 78,895”. También se refirió a un informe de la Oficina de Trabajo y Estadísticas de EE. UU. que situaba al condado de Washington en el tercer lugar de la nación en cuanto al crecimiento del empleo entre 2010 y 2011, justo al comienzo del auge del fracking en la región.

Vaughan dijo que el condado de Washington ha podido mantener bajos los impuestos a la propiedad en parte debido a las tarifas que el condado recibe de la industria del petróleo y el gas.

Desde el 2012, la industria ha tenido que pagar una “tarifa de impacto” por cada plataforma de pozos en Pensilvania para ayudar a cubrir sus impactos negativos. Esas tarifas se distribuyen a los gobiernos estatales y locales, que suelen utilizarlas para proyectos de infraestructura, seguridad pública y preparación para emergencias.

Los defensores del medio ambiente afirman que las tarifas son demasiado bajas para abordar todos los problemas medioambientales que provoca la industria. Pero muchos gobiernos locales dependen de las tarifas. El dinero recaudado de las tarifas de impacto en Pensilvania se redujo en 2019, pero el condado de Washington siguió recaudando $6.6 millones, más que cualquier otro condado del estado.

“Esto nos ha permitido avanzar en proyectos de capital sin tomar dinero de nuestros fondos generales o de los impuestos”, dijo Vaughan. Añadió que el condado también ha vendido contratos de arrendamientos de minerales en propiedades del condado, como parques, aeropuertos y recintos feriales, y ha utilizado los pagos de arrendamiento y regalías para realizar mejoras en esas propiedades.

Vista aérea de la planta de procesamiento de gas natural Mark West en el condado de Washington, Pensilvania. (Crédito: Ted Auch, FracTracker Alliance, 2019)

A diferencia de muchos otros estados, Pensilvania no cobra una indemnización por despido de los operadores de petróleo y gas. En Texas, por ejemplo, el estado recaudó $1,69 billones en impuestos y tarifas de la producción de gas natural, más de ocho veces más que los aproximadamente $200 millones que Pensilvania recaudó en tarifas de impacto el mismo año. El gobernador demócrata de Pensilvania, Tom Wolf, ha intentado en repetidas ocasiones promulgar un impuesto de indemnización a la industria del gas natural, pero esos esfuerzos han sido frustrados por la legislatura controlada por los republicanos, cuyos miembros dicen que obstaculizará el crecimiento de la industria y dañará las economías locales.

Muchos legisladores estatales siguen creyendo que la industria ha sido buena para Pensilvania. “Es la industria más grande que ha venido a Pensilvania en los últimos 50 años”, dijo a EHN el senador republicano Gene Yaw, que preside el Comité de Recursos Ambientales y Energía del Senado estatal. “Intentamos que Amazon viniera a Pittsburgh o a Filadelfia y estuvimos elaborando programas que sumaban miles de millones de dólares en subsidios. La industria del gas ya está aquí y han pedido muy poco “.

Yaw ha promovido numerosas leyes destinadas a ayudar a la industria a expandirse en Pensilvania, y también ha intentado impedir que los estados con prohibiciones de fracturación hidráulica compren el gas natural de Pensilvania. También arrienda sus propios derechos mineros: su declaración financiera del 2018 mostró que recibió ingresos de cinco compañías de perforación a través de arrendamientos en tierras que posee (pero en las que no vive).

En lo que respecta a la creación de empleo, Kathy Hipple, analista financiera del Instituto de Economía Energética y análisis Financiero (IEEFA) Institute for Energy Economics and Financial Analysis (Institute for Energy Economics and Financial Analysis) IEEFA y profesora de finanzas en Bard College, dijo que numerosos estudios han demostrado que la industria a menudo promete en exceso la cantidad de empleos permanentes que creará.

“Especialmente en la región de Pittsburgh, ha habido una búsqueda casi desesperada de la próxima industria del acero porque se recuerda como un momento realmente grandioso en la historia de Pittsburgh”, dijo Hipple a EHN. “Pero la realidad del negocio de la fractura hidráulica es que al principio hay muchos trabajos para la construcción que a menudo los ocupan personas que no son del área local. Debido a los avances tecnológicos, por los que la industria debería ser aplaudida en cierto sentido, ya que se ha vuelto bastante competente en la producción de petróleo y gas, las etapas posteriores no requieren mucha mano de obra, ya sea local o fuera de la ciudad”.

Odessa Bjornson y Damien Shaffer juegan en la casa de Bower-Bjornson en Scenery Hill, Pensilvania. (Crédito: Connor Mulvaney para Environmental Health News)

El Instituto Estadounidense del Petróleo ha afirmado que la industria respalda casi 500,000 empleos en Pensilvania, pero los datos de los departamentos laborales estatales y federales muestran que en realidad hay alrededor de unos 26,000 empleos relacionados con la fracturación hidráulica en el estado. En todo el estado, esto significa que la industria ni siquiera se encuentra entre los 50 sectores principales que emplean a residentes de Pensilvania.

“Los casi 500.000 puestos de trabajo, extraídos de un análisis realizado por PwC [PricewaterhouseCoopers], representan el total de puestos de trabajo de la industria respaldados en Pensilvania, incluyendo el refinado, el transporte y distribución, y no sólo los puestos de trabajo de perforación, producción y desarrollo”, dijo a EHN Emily Smith, portavoz del Instituto Americano del Petróleo, en un correo electrónico, y añadió que los datos de la Oficina de Estadísticas Laborales sólo incluyen los puestos de trabajos asalariados, lo que excluye a los contratistas privados. “Según la Oficina de Análisis Económico de Estados Unidos, los empleos asalariados sólo representan aproximadamente el 30 por ciento del sector de extracción de petróleo y gas … a nivel nacional”.

Algunas investigaciones sugieren que la relación costo-beneficio final de la industria en realidad puede ser negativa. Un estudio de 2019 realizado por investigadores de las universidades de Princeton, Carnegie Mellon y Stanford estimó que la contaminación del aire de la industria del fracking causó entre 1.200 y 4.600 muertes prematuras en los campos de esquisto de Marcellus y Utica que abarcan Pensilvania, Ohio y Virginia Occidental entre 2004 y 2016. Durante el mismo período de tiempo, la industria creó un impulso económico regional de aproximadamente $ 21 billones de dólares, pero esas ganancias se vieron eclipsadas por $ 23 billones en costos de atención médica pública relacionados con esas muertes prematuras.

Mientras tanto, como resultado de la recesión provocada por la pandemia del COVID-19, la industria del petróleo y el gas a nivel nacional perdió más de 100.000 puestos de trabajo el año pasado.

En el aire

Lois Bower-Bjornson se encuentra frente a una plataforma de pozos de fracturación hidráulica en construcción en el condado de Washington, Pensilvania. (Crédito: Kristina Marusic para Environmental Health News)

Lois, que es alta y esbelta con cabello oscuro, piel pálida y ojos grandes y luminosos, trabajó como modelo y bailarina profesional antes de tener hijos. Todavía se mueve por el mundo como una bailarina; a menudo está en movimiento y es propensa a pararse sobre una pierna con el pie opuesto apoyado casualmente contra su rodilla como un flamenco.

Además de impartir varias clases de danza y yoga a la semana en su granero convertido en estudio de danza, Lois también dirige un negocio de limpieza ecológica residencial y trabaja como organizadora pagada a tiempo parcial para el Clean Air Council, algo que se sintió obligada a hacer, después de estar cada vez más alarmada por el aparente impacto que el fracking estaba teniendo en la calidad del aire de la región.

El proceso de fracturación suele implicar hasta 1,000 químicos, incluyendo disolventes, tensioactivos, detergentes y biocidas, y los estudios de monitoreo del aire han detectado más de 100 químicos en las emisiones atmosféricas de los desplazamientos, como benceno, tolueno, etilbenceno, xileno y mercurio. Un estudio de 2019 encontró que la contaminación del aire de los pozos de fracturación hidráulica específicamente mató a unas 20 personas en Pensilvania entre el 2010 y el 2017, y que se pueden detectar niveles de contaminación del aire más superiores al promedio hasta seis millas a favor del viento de una plataforma de pozos.

Durante el verano de 2019, cuando EHN recolectó muestras de orina de los Bower-Bjornsons, también les pedimos que usaran monitores de aire personales. Cada miembro de la familia usó un monitor de aire conectado a una bomba que imita la respiración al aspirar aire durante seis a ocho horas antes de la recolección de sus dos primeras muestras de orina. (En una tercera fecha, recolectamos una muestra de orina adicional sin ningún tipo de monitoreo del aire). Las muestras se analizaron para detectar la presencia de 40 sustancias químicas que, según los estudios de monitoreo del aire se emiten con frecuencia durante la fracturación.

El 6 de agosto del 2019, el monitor de aire de Gunnar registró los niveles más altos de n-propilbenceno como de 1,3,5-trimetilbenceno detectados entre el total de 39 muestras de aire que EHN recogió en cinco hogares del suroeste de Pensilvania. Gunnar ayudó a su papá a pintar y raspar pisos de vinilo en su estudio de sonido ese día, lo que podría haber contribuido a estas exposiciones. El mismo día, el monitor de aire de Lois registró los niveles más altos de hexanal, etilciclohexano y octanos observados en nuestro estudio. Ese día limpió dos casas con productos de limpieza “ecológicos”, lo que podría haber contribuido a estas exposiciones.

Niños de Bjornson en movimiento. (Crédito: Connor Mulvaney para Environmental Health News)

Solo unos cuantos de estos químicos tienen límites legales o incluso directrices no ejecutables basadas en la salud, la mayoría de las cuales se refieren a exposiciones a corto plazo en el lugar de trabajo. Las muestras de aire de la familia Bower-Bjornson excedieron una pauta estatal para tres sustancias químicas: los límites recomendados para la exposición al benceno, el etilbenceno y el naftaleno establecidos por la Oficina de Evaluación de Peligros para la Salud Ambiental de California (California Office of Environmental Health Hazard Assessment) para mantener el riesgo de cáncer por debajo de uno en un millón.

“Siempre es un poco difícil interpretar lo que se entiende por ‘exceso de riesgo de cáncer'”, dijo a EHN James Fabisiak, toxicólogo de la Escuela de Salud Pública de la Universidad de Pittsburgh. “A veces se utiliza uno entre un millón como punto de referencia para un riesgo insignificante, pero la mayoría de nosotros no tenemos un riesgo tan bajo. No creo que la EPA tome o recomiende acciones hasta que los riesgos se sitúen entre uno de cada 10,000 y uno de cada 100,000. Existe una zona gris entre lo que equivale a un ‘riesgo nulo’ y lo que equivale a un ‘riesgo procesable’ “

Fabisiak también comparó los hallazgos de monitoreo del aire de EHN con los de dos grandes encuestas que midieron compuestos orgánicos volátiles en hogares promedio en los Estados Unidos, y encontró que la mayoría de los niveles detectados en los monitores del aire de los Bower-Bjornson estaban dentro de los rangos encontrados en esos estudios, aunque algunos compuestos estaban cerca del extremo superior.

“Si supiera que estas concentraciones están ahí todo el tiempo en mi propia casa”, dijo, “podría pensar en cómo podría volver a acercarlas al promedio”.

Fabisiak agregó que, si bien el riesgo asociado al nivel de cada compuesto individual puede no ser un problema, los niveles altos de numerosos compuestos dentro del mismo hogar tienen un efecto aditivo, ya que se combinan entre sí e interactúan con el estilo de vida y los factores genéticos de formas impredecibles, lo que amplía el riesgo general.

“Eso es especialmente cierto en el caso de los contaminantes del aire que afectan a enfermedades comunes como el asma y el cáncer”, explicó Fabisiak.

Los Bower-Bjornsons y otros residentes del condado de Washington también se han preocupado de que el aumento de la contaminación del aire debido a la fracturación les haga más vulnerables al COVID-19. En la primavera de 2020, la organización de defensa de la salud comunitaria sin fines de lucro, Southwest Pennsylvania Environmental Health Project * (que ayudó a poner en contacto a EHN con las familias que estaban interesadas en participar en nuestra investigación) llevó a cabo una revisión informal de la literatura sobre la contaminación del aire y las infecciones respiratorias para ayudar a educar a los residentes del suroeste de Pennsylvania sobre los vínculos entre ambos.

“Basándonos en lo que hemos visto en numerosos estudios que han tratado enfermedades similares al COVID-19, sabemos que una mayor exposición a la contaminación por partículas empeora los síntomas de las enfermedades pulmonares infecciosas”, comentó a EHN Alison Steele, directora ejecutiva del Proyecto de Salud Ambiental del Suroeste de Pensilvania (Southwestern Pennsylvania Environmental Health Project).

Lecciones aprendidas

Un activista usa una mascarilla para protestar por la mala calidad del aire causada por el fracking, antes del COVID-19, en una reunión comunitaria de 2019 en Braddock, Pensilvania. (Crédito: Kristina Marusic para Environmental Health News)

Lois no es ajena a la historia de extracción industrial de la región. Creció en Fredericktown, un pueblo minero de carbón cercano, y dividía su tiempo entre el hotel que construyeron sus abuelos y la antigua destilería de manzanas que construyeron sus tatarabuelos.

Ella y los niños del vecindario solían ver las barcazas de carbón flotar río abajo y montar en los buggies por los vertederos de escorias, montones de desechos tóxicos y escombros generados por el procesamiento del carbón. También nadaban en el río, a pesar de que a veces estaba aceitoso debido a los residuos industriales, las aguas residuales vertidas por las tuberías municipales y las ratas de río abundaban.

“Sabíamos que podría ser dañino, pero los padres de muchas personas eran mineros del carbón que el daño potencial parecía una parte normal de la vida”, dijo.

Ella ve que esas mismas actitudes persisten en lo que respecta al fracking, y especialmente cuando se trata del inminente auge petroquímico en la región.

En el 2016, Royal Dutch Shell comenzó la construcción de un enorme craqueador de etano en el condado de Beaver, a unas 33 millas al noroeste de Pittsburgh y a 57 millas al norte de Scenery Hill. La planta, que ya está casi terminada, acabará convirtiendo un enorme volumen de gas natural y líquidos en 1.8 millones de toneladas de polietileno al año para su uso en la fabricación de plásticos. Es una de las cinco instalaciones de este tipo que se han propuesto en la región de la cuenca de los Apalaches que abarca Pensilvania, Ohio y Virginia Occidental, aunque todas ellas, excepto el proyecto de Shell, se han suspendido indefinidamente debido a las condiciones desfavorables del mercado.

Cuatro de los emplazamientos propuestos se sitúan directamente junto al río Ohio o a uno de sus afluentes, y cada instalación demandará líquidos de gas natural de aproximadamente 1,000 nuevos pozos de fracturación al año, según los investigadores de la Universidad de Duquesne. Un corredor petroquímico similar en Luisiana tiene una de las peores contaminaciones en el aire y los mayores índices de cáncer del país, lo que ha hecho que la región sea apodada como “El Callejón del Cáncer”.

Sitio de construcción del cracker de etano Shell en el condado de Beaver, Pensilvania. (Crédito: Ted Auch, FracTracker Alliance, 2019)

El suroeste de Pensilvania ya tiene problemas de cáncer. La región tiene tasas más altas que el promedio de los tipos de cáncer asociados con la contaminación del aire, y en 2019, el Pittsburgh Post-Gazette documentó 27 casos de sarcoma de Ewing, un cáncer de huesos y tejidos blandos de uno en un millón, en los condados de Washington, Greene, Fayette y Westmoreland durante la última década. Estos condados combinados tienen una población de aproximadamente 750,000 habitantes y es donde ocurre la mayoría de la fracturación hidráulica del estado, y en medio de las preocupaciones sobre el mal manejo de los desechos radiactivos de la industria del petróleo y el gas, los residentes han exigido respuestas a los funcionarios electos. Las investigaciones están en curso, pero hasta ahora no se ha confirmado ningún vínculo entre los cánceres raros y la industria del petróleo y el gas.

Shell solicitó permisos de contaminación del aire que fueron aprobados en el 2015, pero presentó una nueva solicitud de permiso en febrero del 2020 que busca niveles de emisiones más bajos para algunos contaminantes, pero niveles mucho más altos de otros, incluidos los gases de efecto invernadero.

Durante años, los ambientalistas locales, los miembros de la comunidad y los grupos indígenas han luchado para detener la expansión petroquímica, pero a pesar de sus esfuerzos, y de las advertencias de los analistas financieros de que la industria no es una inversión viable a largo plazo, muchos legisladores locales han acogido con satisfacción los puestos de trabajo que la industria promete.

“En los años 70 y principios de los 80 vimos la desaparición de la industria del acero y lo que supuso para nuestra economía: vimos cómo nuestros amigos y familiares se marchaban porque los puestos de trabajo habían desaparecido”, dijo a EHN el representante demócrata del estado de Pensilvania, Robert Matzie. El distrito de Matzie está adyacente al sitio del cracker de etano de Shell, y Matzie fue uno de los pocos demócratas de Pensilvania que apoyó el proyecto desde el principio. “Como legisladores, tenemos que sopesar y equilibrar la protección del medio ambiente, así como también la creación de buenos empleos que aprovechen nuestros recursos naturales, y creo que podemos tener ambos”.

Matzie dijo que se proyecta que la planta creará de 10,000 a 15,000 empleos en un radio de 50 millas. Al mismo tiempo, dijo que algunos de sus electores temen convertirse en otro “Callejón del Cáncer”.

“Vivo a un tiro de piedra del lugar”, dijo Matzie. “Mi familia y yo tenemos que beber esa agua y respirar ese aire también”. Agregó que cree que esta planta será diferente porque es más nueva que las de Louisiana y utilizará la mejor tecnología disponible para minimizar los impactos ambientales.

En el pasado, Matzie también introdujo una legislación destinada a mantener los pozos de fracturación hidráulica al menos a 4.000 pies de distancia de presas y embalses en un intento de proteger el depósito de agua de su propio distrito. Hasta ahora no ha tenido éxito.

Lois Bower-Bjornson no es ajena a la historia de extracción industrial de la región. “Sabíamos que podría ser dañino, pero los padres de muchas personas eran mineros del carbón que el daño potencial parecía una parte normal de la vida”. (Crédito: Connor Mulvaney para Environmental Health News)

“Ahora mismo se puede perforar en medio de una fuente de agua dulce”, dijo. “Tengo un problema con eso. Puede mostrarme toda la tecnología que dice que es segura; pero todavía sigo sin querer verla “.

En lugar de esa legislación, Matzie dice que ayudó a negociar protecciones adicionales para el depósito del gasoducto de gas natural que alimentará el craqueador de etano de Shell, cosas como un revestimiento de acero más grueso y un acceso más fácil a las válvulas de cierre de emergencia, trabajando directamente con la empresa.

“Shell dio un paso al frente y fue más allá de la política y los estatutos actuales para el gasoducto”, dijo, y agregó que también ha defendido los proyectos de energía solar, se desempeña como copresidente del grupo de energía nuclear del estado y da la bienvenida a cualquier industria que traiga puestos trabajo a su distrito.

Este tema puede ser complejo para los políticos, pero, para Gunnar, de 13 años, parece sencillo.

No le gusta que le sangre la nariz, no le gusta que su madre se preocupe y le preocupa el cambio climático, al que sabe que contribuye el fracking. “La única razón por la que la gente no cree que el cambio climático sea real es porque le tienen miedo”, dijo a EHN. “Creo que el fracking es ruidoso, molesto, imprudente y algo idiota. Ojalá pudiéramos mudarnos solo para poder dormir un poco “.

Vaughan, presidenta de la Junta de Comisionados del Condado de Washington, dijo que rara vez escucha a personas que han experimentado impactos negativos de la industria. Reconoció las preocupaciones de la comunidad por los grupos de cáncer infantil, pero dijo: “No hemos visto pruebas científicas de que exista una correlación entre ambos” y señaló otros emplazamientos industriales en la región que podrían estar contribuyendo a posibles exposiciones ambientales.

“Hay momentos en los que tienes inconvenientes con el ruido, las luces o los camiones”, agregó, “pero creo que la mayoría de los habitantes en el condado de Washington han estado dispuestos a tolerar estas cosas por el mayor beneficio”, dijo. “Esta zona también era muy rica en reservas de carbón y anteriormente había acogido la minería en nuestra región. Antes de eso, también teníamos la industria del acero. Así que creo que esta región acepta más este tipo de inconvenientes que otras regiones debido a nuestra historia “.

Lois lo ve de otra manera.

“Es casi un rasgo genético extraño entre las personas de esta región, que esto sea siempre lo que hacemos”, dijo Lois. “Seguimos volviendo una y otra vez, cambiando nuestra salud por puestos de trabajos. ¿En qué momento se aprende la lección y no se sigue haciendo lo mismo una y otra vez? “

El Proyecto de Salud Medioambiental del Sudoeste de Pensilvania y la EHN reciben fondos de Heinz Endowments.

Traducido del inglés al español por Katia Rodríguez Cabreja, Bronx, NY, 28 de marzo 2021

 

 

Por Kristina Marusic y traducido por Katia Rodríguez Cabreja para opsur.org.ar.

visitas

Palabras clave de la nota



Si te gustó, te invitamos a compartirla


Comentarios
Tendencias
Podes seguir leyendo…
Palestina día a día
1280 720
Ocupación Palestina
El horror de la guerra
1280 720
Ocupación Palestina
El horror de la guerra