Vie 14 de mayo de 2021 Curiosidades

Cómo EE.UU. fomentó grupos indígenas y ambientalistas para derrotar al correísmo en Ecuador

1024 576

Por Ben Norton para The Grayzone y traducido por AnnurTV.

AnnurTV
AnnurTV
http://www.annurtv.com/nota/62068-curiosidades-como-eeuu-fomento-grupos-indigenas-y-ambientalistas-para-derrotar-al-correismo-en-ecuador.html
Cómo EE.UU. fomentó grupos indígenas y ambientalistas para derrotar al correísmo en Ecuador

Cuando el socialista Rafael Correa se convirtió en presidente de Ecuador, los recortes de la CIA invirtieron dinero en grupos ambientales e indígenas, mientras que la embajada de Estados Unidos cultivó líderes oportunistas para socavar su electorado. Estas fuerzas ayudaron a asegurar la victoria del banquero de derecha Guillermo Lasso en 2021.

 

El pueblo de Ecuador fue golpeado por sorpresa en las elecciones presidenciales de abril de 2021: el banquero de extrema derecha Guillermo Lasso, uno de los oligarcas más ricos y corruptos del país, que había corrido sin éxito en dos carreras anteriores, logró una estrecha victoria sobre el izquierdista. Andrés Arauz.

Arauz, un joven economista progresista, se había desempeñado como ministro en el gobierno del presidente socialista de Ecuador, Rafael Correa, quien había declarado una "Revolución Ciudadana" que transformó el país durante su mandato de 2007 a 2017.

Lo que no se transmitió en la mayoría de los informes de los medios sobre la sorprendente victoria de Lasso, sin embargo, fue que Lasso solo ganó gracias al apoyo que recibió, tanto directa como indirectamente, de grupos ambientalistas e indígenas que han sido cooptados durante los últimos 15 años por el gobierno. El gobierno de Estados Unidos y sus redes de poder blando.

Los líderes de estas organizaciones oportunistas y pseudoizquierdistas se han beneficiado de millones de dólares en fondos de recortes de la CIA como la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional y la Fundación Nacional para la Democracia. Juntos, formaron una alianza de conveniencia con Lasso contra el movimiento Correísta.

Algunos incluso respaldaron abiertamente al banquero multimillonario, pasando por alto su corrupción bien documentada, incluidas cuentas bancarias en el extranjero y decenas de millones de dólares en bienes raíces en Florida. Otros, incluidos los líderes de derecha de la poderosa confederación indígena de Ecuador, CONAIE, pidieron a sus seguidores que votaran nulo en las elecciones presidenciales del 11 de abril en lugar de apoyar al izquierdista Arauz.

La decisión de la CONAIE de convocar a una votación nula fue quizás el factor más importante para convertir a Lasso en el próximo presidente de Ecuador. Las elecciones de 2021 vieron un aumento masivo de votos nulos por motivos políticos, con 1,1 millones más que en las elecciones anteriores de 2017. El total de 1,76 millones de votos nulos superó en gran medida los 420.000 votos que perdió Arauz.

El papel que desempeñaron los líderes conservadores de la CONAIE, el brazo político de la confederación Pachakutik y las ONG "verdes" para lograr que un banquero neoliberal notoriamente corrupto fuera elegido en Ecuador no era un secreto. De hecho, el candidato presidencial de Pachakutik, Yaku Pérez, se jactó de derrotar a Arauz inmediatamente después de las elecciones, tuiteando triunfalmente en mayúsculas, “Pachakutik y el voto nulo entierran al Correísmo”.


 

The Grayzone documentó cómo Yaku Pérez dirigió una campaña de derecha pro Estados Unidos mientras se promocionaba a sí mismo como el rostro de la "nueva izquierda" en Ecuador, adoptando un esquema de marketing al estilo del Partido Demócrata de Estados Unidos que combinaba políticas económicas neoliberales y apoyo al imperialismo con ambientalismo liberal y políticas de identidad.

Pérez reveló tras la primera vuelta de las elecciones que contaba con el apoyo de la embajada de Estados Unidos. También tiene un historial de jactarse públicamente de reuniones amistosas con el embajador de Washington en Ecuador, Michael J. Fitzpatrick.

No es de extrañar entonces que entre los partidarios de la CONAIE y Pachakutik que no votaron nulo, la gran mayoría terminó apoyando a Lasso.

Una revisión de los resultados oficiales publicados por el Consejo Nacional Electoral (CNE) de Ecuador muestra que aproximadamente la mitad de las personas que habían votado por Pérez en la primera vuelta de las elecciones presidenciales de febrero terminaron votando nula en la segunda vuelta, mientras que aproximadamente el 40 por ciento de los seguidores de Pérez votaron por Lasso.
 
Solo alrededor del 7 por ciento de los partidarios de Pérez terminaron votando por Arauz, según una estimación aproximada proporcionada a The Grayzone por un experto electoral.
 
Sin embargo, en gran parte de los expertos sobre la sorprendente pérdida sufrida por Arauz, que había estado a la cabeza en casi todas las encuestas antes de las elecciones, ni siquiera se mencionan los nombres de Yaku Pérez y Pachakutik. La omisión es particularmente frecuente entre los analistas de habla inglesa.
 
Eduardo Enríquez Arévalo, académico experto en política ecuatoriana de la Universidad Andina Simón Bolívar, explicó en entrevista con The Grayzone, “En general se puede decir que Pachakutik ha tenido un proceso de giro hacia la derecha, o al menos acercándose cada vez más a la derecha en la década de 2010 ".
 
Pachakutik y CONAIE también están profundamente arraigadas en el complejo industrial sin fines de lucro. Los líderes y activistas prominentes de los grupos trabajan en ONG bien financiadas, algunas de las cuales están financiadas por gobiernos extranjeros.
La deriva hacia la derecha de Pachakutik, entonces, es en parte un fenómeno orgánico, pero también ha sido fuertemente incentivado por las enormes sumas de dinero que ingresan a Ecuador desde los gobiernos y fundaciones de Estados Unidos y Europa Occidental.
 
La cruda realidad es que Pérez y Pachakutik están en el centro de un proyecto de desestabilización de Estados Unidos que lleva 15 años y que es poco conocido fuera de Ecuador.
 
Documentos gubernamentales desclasificados muestran cómo, en vísperas de las históricas elecciones de Correa en 2006, Washington comenzó a acercarse a los líderes indígenas y ambientales y gastó millones de dólares en cultivar estos grupos, como parte de una campaña para dividir a la izquierda del país.
 
Los cables del Departamento de Estado publicados por WikiLeaks demuestran claramente que la embajada de Estados Unidos estaba reclutando líderes oportunistas de la CONAIE y Pachakutik para socavar a Correa y su movimiento de izquierda.
 
Los documentos muestran que figuras de la CONAIE y Pachakutik actuaban como informantes de la embajada, proporcionando regularmente inteligencia a un funcionario político estadounidense. Algunos líderes indígenas de derecha, incluso ellos mismos, se contactaron con el embajador de Estados Unidos y mantuvieron reuniones amistosas para tranquilizar a Washington con su apoyo.
 
WikiLeaks US embassy Ecuador Correa left


Un cable confidencial de la embajada estadounidense de 2009 señala cómo el presidente socialista de Ecuador, Correa, enfrentó ataques de la "izquierda"

 

Los frentes de la CIA como la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID) y el Fondo Nacional para la Democracia también lanzaron programas para construir y financiar una oposición anti-Correísta. Estas iniciativas multimillonarias se enfocaron especialmente en las organizaciones ambientales e indígenas de Ecuador.
 
USAID trabajó en estrecha colaboración con la CIA durante la guerra terrorista de Washington contra el gobierno revolucionario sandinista de Nicaragua en la década de 1980, canalizando dinero hacia los escuadrones de la muerte de la extrema derecha de la Contra. La agencia también ha sido integral en la financiación del actual intento de golpe de Estado del gobierno de Estados Unidos en Venezuela, al desembolsar cientos de millones de dólares al régimen paralelo no electo de Juan Guaidó.
 
Una revisión de los contratos de USAID revela que una empresa llamada Chemonics era el principal socio "privado" de la agencia en Ecuador. Chemonics, uno de los mayores receptores con fines de lucro de ayuda exterior de EE.UU., Con $ 2.5 mil millones en fondos de USAID solo de 2018 a 2019, está estrechamente vinculado a agencias de inteligencia y funciona como una agencia de inteligencia privada. Su rico fundador dijo que creó la empresa para "tener mi propia CIA".
 
Chemonics ha estado involucrado en una serie de operaciones escandalosas de cambio de régimen de Estados Unidos dirigidas a gobiernos de izquierda en América Latina, destinadas a desestabilizar a los presidentes socialistas Evo Morales de Bolivia y Hugo Chávez de Venezuela.
 
Chemonics jugó un papel similar en la guerra sucia de Estados Unidos contra Siria. El editor de Grayzone, Max Blumenthal, ha documentado cómo USAID usó Chemonics para canalizar decenas de millones de dólares a los Cascos Blancos, un grupo de presión de cambio de régimen que colaboró ​​estrechamente con militantes extremistas salafistas y yihadistas, incluida Al Qaeda, como parte de una inteligencia occidental. operación destinada a derrocar al gobierno en Damasco.
 
Como principal socio de USAID en Ecuador, Chemonics recibió un contrato de $ 11 millones solo en el año 2013, superando en gran medida a cualquier otro contratista, para financiar iniciativas de "Protección Ambiental".
 
Cuando las operaciones de cambio de régimen de la "Oficina de Iniciativas de Transición" de USAID fueron expuestas en Venezuela y Bolivia, el gobierno de Correa congeló las relaciones con la USAID en diciembre de 2013 y luego expulsó a la agencia en 2014.
 
Pero la USAID renovó sus actividades a un máximo histórico en Ecuador en 2018, cuando el sucesor de Correa, Lenín Moreno, dio un giro radical a la derecha y se alió con Washington.
 
USAID Ecuador 2013 climate change environment
Estos grupos ambientalistas respaldados por Washington organizaron campañas grandes, y a menudo violentas, para oponerse a los ambiciosos proyectos de infraestructura de Correa, que buscaban desarrollar las regiones rurales y empobrecidas de Ecuador e integrar mejor el país.
 
En nombre del "anti-extractivismo", una palabra de moda que se ha vuelto popular entre las mismas redes de pseudoizquierda astroturf en América del Norte, estas ONGs financiadas por el gobierno de Estados Unidos en Ecuador también intentaron impedir que la administración de Correa, de orientación socialista, usara la política del país. abundantes recursos petrolíferos y minerales para financiar la educación universal, la atención médica y los programas sociales destinados a la reducción de la pobreza.
 
Los medios de comunicación locales escépticos señalaron en ese momento que los proyectos de “protección ambiental” de USAID y Chemonics en Ecuador ocurrieron en las áreas con más recursos naturales, lo que llevó a los campesinos a plantear preocupaciones sobre motivos ocultos y la intromisión antidemocrática de Estados Unidos.
 
El hecho de que muchos de los proyectos de infraestructura de Correa involucraran contratos con empresas estatales chinas motivó aún más a Washington a socavarlos.
 
Correa trabajó en estrecha colaboración con China durante su mandato, convirtiéndose en uno de los aliados más importantes de Beijing en América Latina. La oposición anti-Correísta, por otro lado, es acérrimamente pro Estados Unidos y ha prometido distanciar a Ecuador de Beijing, afirmando hiperbólicamente que “el discurso Correísta de un país independiente termina en la puerta de los bancos chinos”.
 
Gran parte de la oposición ambiental e indígena de la pseudoizquierda al correísmo ha condenado duramente a China mientras se acercaba a Washington. El candidato de Pachakutik, Yaku Pérez, se hizo un nombre oponiéndose a los proyectos de desarrollo de China en Ecuador, y fue promovido con avidez por una fundación británica dedicada a monitorear las actividades de Beijing en América Latina. Al mismo tiempo, Pérez insistió en que “no se lo pensará dos veces” para firmar un tratado de libre comercio con Estados Unidos.
 
Complementando las decenas de millones de dólares que USAID gastó en Ecuador para ayudar a construir esta oposición pseudoizquierdista, fueron subvenciones del National Endowment Democracy, otro frente de la CIA.
 
NED Ecuador womens rights 2020

Contratos NED 2020 para grupos de derechos de las mujeres en Ecuador


La NED financió a importantes políticos anti-Correísta, mientras se enfocaba especialmente en grupos ambientalistas, indígenas y de derechos de las mujeres, junto con los medios de comunicación de la oposición.

Un excelente ejemplo de una organización indígena respaldada por Estados Unidos en Ecuador es la Fundación Pachamama. Con la ayuda de subvenciones anuales de la NED que se remontan a años atrás, la fundación atacó implacablemente a Correa, tirándolo como un “extractivista” autoritario, mientras promocionaba constantemente a Yaku Pérez como un noble defensor del medio ambiente.

NED Ecuador Indigenous journalism

 

Contratos NED 2020 para grupos indígenas y ambientalistas en Ecuador, como la Fundación Pachamama


Dado su papel como grupo de oposición financiado por el gobierno de Estados Unidos con el objetivo de desestabilizar su administración electa, Correa cerró la Fundación Pachamama en 2013. Pero el presidente Lenín Moreno reabrió el grupo en 2017, el año en que traicionó abiertamente a su ex aliado y comenzó a actuar agresivamente. reprimir el movimiento de izquierda de Correa.

 

Fundacion Pachamama Yaku Perez Ecuador NED

La Fundación Pachamama, financiada por NED, promocionando a Yaku Pérez
 
 
El Instituto Nacional Demócrata (NDI), financiado por el NED y vagamente vinculado al Partido Demócrata de Estados Unidos, también fue un partidario activo de la oposición anti-Correísta. Tenía su propio sitio web centrado específicamente en Ecuador, que se jactaba de las actividades del instituto respaldado por el gobierno de los Estados Unidos en el país (esta página web se eliminó más tarde).
 
Los líderes del partido indígena Pachakutik fueron capacitados directamente por el NDI, junto con otros grupos de derecha de América Latina, incluido el partido conservador Primero Justicia de Venezuela y el Partido Acción Nacional de México (PAN).
 
El NDI también publicó extensos manuales de instrucciones para la oposición ecuatoriana, que los ayudaron a presionar contra las reformas de Correa y buscaron replicar el sistema político estadounidense en su país.
US NED NDI Pachakutik Ecuador coup Correa
 
Un documento de 2007 que muestra cómo el Instituto Nacional Democrático (NDI) del gobierno de los Estados Unidos capacitó al grupo de oposición ecuatoriano Pachakutik
 
 
La estrategia de Washington de reclutar líderes indígenas para oponerse al correísmo se hace eco de una operación que llevó a cabo la CIA en Nicaragua en la década de 1980, en la que la agencia de espionaje cultivó líderes descontentos de la comunidad nativa miskita para desestabilizar al gobierno revolucionario sandinista.
 
De manera similar, el gobierno de extrema derecha del presidente brasileño Jair Bolsonaro obtuvo el apoyo de las comunidades indígenas que viven en la frontera con Venezuela y las utilizó para ayudar a lanzar ataques contra los soldados venezolanos. En México, mientras tanto, el gobierno de Estados Unidos ha financiado ONG ambientales e indígenas que se oponen a los programas de infraestructura progresista del presidente AMLO, como el Tren Maya, que apunta a desarrollar la empobrecida región sur del país.
 
Esto no quiere decir que los gobiernos de izquierda de Ecuador, Nicaragua, Venezuela y México hayan tenido relaciones perfectas con los pueblos indígenas, o que estas comunidades a veces no tengan agravios justificables. Pero Washington y sus aliados de derecha, incluso racistas abiertos como Bolsonaro, han mostrado su voluntad de explotar y engañar a las comunidades indígenas para promover sus intereses geopolíticos.
 
Cuando Washington se embarcó en su estrategia de utilizar a los pueblos indígenas como una cuña contra Correa, de hecho estaba trabajando activamente contra los derechos de los pueblos indígenas a nivel internacional. Un cable desclasificado del Departamento de Estado publicado por WikiLeaks muestra que el embajador de Estados Unidos en Ecuador condenó y presionó contra la Declaración de las Naciones Unidas sobre los Derechos de los Pueblos Indígenas, argumentando que era "fundamentalmente defectuosa". (El gobierno de Correa, por su parte, apoyó la declaración de la ONU).
 
WikiLeaks Ecuador US UN Declaration Rights Indigenous
Para los burócratas imperiales estadounidenses asignados a América del Sur, y dedicados a hacer retroceder su “Marea Rosa” de izquierda, convertir las identidades minoritarias en armas contra los movimientos populares se convirtió prácticamente en una segunda naturaleza.
 
Las mismas tácticas se perfeccionaron en casa. El Partido Demócrata de EE. UU. Y líderes neoliberales como Hillary Clinton han dominado el arte de utilizar acusaciones infundadas de racismo y sexismo para socavar a figuras socialdemócratas como Bernie Sanders, mientras que el Partido Republicano ha aprovechado el dinero de las empresas para cultivar un pequeño puñado de voces negras y latinas. , promoviéndolos para romper las coaliciones de derechos civiles y promover políticas regresivas. (En un ejemplo particularmente evidente de la táctica, el juez de la Corte Suprema de los republicanos negros, Clarence Thomas, fue asesorado por Jay Parker, un ex cabildero registrado para el bantustan Transkei de la Sudáfrica del apartheid).
 
La propia CIA ha adoptado abiertamente esta estrategia, promoviendo el feminismo “interseccional” y la retórica liberal antirracista y LGBTQ en sus anuncios de reclutamiento.


 

Es una táctica imperial milenaria: divide y vencerás. Y Estados Unidos ha perfeccionado esta estrategia en América Latina, una de las regiones más empobrecidas del mundo, donde los muchos millones de dólares que Washington gasta para promover sus intereses rinden mucho.
 
En abril de 2021, el programa de 15 años del gobierno de EE. UU. Finalmente vio su primer gran éxito con la elección de Guillermo Lasso, miembro de la secta católica de extrema derecha Opus Dei, cuyas políticas neoliberales representan el legado de los Chicago Boys respaldados por la CIA que causaron estragos. estragos en la economía de Chile bajo el gobierno férreo del general Augusto Pinochet.
 
Una mirada a cómo la oposición anti-Correísta de Ecuador dividió exitosamente a la izquierda, con el respaldo de Estados Unidos, es muy instructiva, porque estas tácticas se han refinado y exportado en las operaciones de Washington en toda América Latina y en todo el mundo.
 
Cómo el banquero respaldado por Estados Unidos Guillermo Lasso ganó las elecciones de 2021
 
 
Gran parte del análisis de la sorpresiva derrota electoral de Andrés Arauz se ha centrado en el hecho de que los medios de comunicación estaban uniformemente en su contra y constantemente difundían mentiras sobre el Correísmo; o que el banquero multimillonario Guillermo Lasso tenía un enorme cofre de guerra de campaña que dominaba a su oponente.
 
Ambos puntos son correctos y estos factores fueron importantes; pero, por sí solos, no son suficientes para explicar el resultado. En el transcurso de múltiples campañas exitosas para la presidencia, Rafael Correa había enfrentado los mismos obstáculos.
 
De hecho, algunas de las noticias falsas que se usaron para difamar a Arauz eran versiones ligeramente modificadas de los ataques a Correa. Los medios de comunicación de derecha, por ejemplo, simplemente reemplazaron el nombre del grupo guerrillero colombiano FARC por el nombre de otro, ELN, para generar un falso escándalo basado en la mentira de que supuestamente había financiado la campaña de la izquierda ecuatoriana. Pero Correa siempre tuvo una base de apoyo lo suficientemente sustancial como para superar las probabilidades.
 
Luego está el hecho de que el actual presidente de Ecuador, Lenín Moreno, había sido vicepresidente de Correa, y originalmente había reclamado fidelidad a la Revolución Ciudadana durante la campaña electoral de 2017, antes de hacer un 180º político. Moreno se alió con la oligarquía de derecha. y Lasso, sometiendo humillantemente a su país a los Estados Unidos, y se retiró de instituciones regionales como la alianza económica ALBA y la unión política UNASUR, mientras implementaba reformas económicas neoliberales impopulares y supervisaba la corrupción a gran escala.
 
Las asociaciones pasadas de las que disfrutó el profundamente impopular presidente Moreno con Correa sí ahuyentaron a algunos votantes de Arauz. Pero esta asociación no debe ser exagerada, porque durante todo su mandato, Moreno había perseguido abiertamente a Correa y su movimiento, exiliando y encarcelando a políticos y activistas de izquierda que apoyaban la Revolución Ciudadana, y claramente apoyando a Lasso y otras fuerzas conservadoras.
 
Al final del mandato de Moreno, su alianza con Lasso era tan clara que los Correístas estaban haciendo campaña con el lema "Lasso es Moreno".
 
Algunos activistas progresistas ecuatorianos que hablaron con The Grayzone también admitieron en privado que Arauz, un tecnócrata joven, altamente educado y de voz suave que dirigió una campaña de centro izquierda relativamente moderada, era visto como un candidato relativamente débil. En contraste, Correa era un populista apasionado que había jugado con la ira popular contra la oligarquía parasitaria del país y estaba dispuesto a desafiar al imperio estadounidense de frente.
 
Todas estas variables contribuyeron a la pérdida de Arauz. Pero el factor más importante vino en forma de un llamado a un voto nulo "ideológico", que dividió a la izquierda y le dio a Lasso el espacio electoral suficiente para avanzar.
 
Según los resultados oficiales del Consejo Nacional Electoral (CNE) del gobierno ecuatoriano, Arauz obtuvo 4.236.515 votos en comparación con los 4.656.426 de Lasso, una diferencia de solo 419.911 votos.
 
 
CNE results Ecuador election 2021 null votes
Los resultados oficiales del CNE de las elecciones presidenciales de abril de 2021 en Ecuador, arrojan 1,761,433 votos nulos
 
 
Pero hubo un tercer grupo muy significativo que terminó inclinando la elección por Lasso: votantes nulos. Según los resultados oficiales del CNE, hubo 1.761.433 votos nulos, lo que representa un asombroso 16,3% del total de votos.
 
Este fue un enorme aumento del 10% en votos nulos en comparación con las elecciones anteriores. Las estadísticas oficiales del CNE de elecciones anteriores en Ecuador muestran niveles mucho más pequeños de votación nula.
 
En la elección de Ecuador de 2009, solo se emitieron 496,687 votos nulos, lo que representa solo el 6.3% del total. En 2013, hubo 684.027 votos nulos, o el 7,2% del total. Y en 2017 hubo 670.731 votos nulos, el 6,3% del total.
 
El voto en Ecuador es legalmente obligatorio, y la participación en 2021 se mantuvo en el nivel medio: 83% de participación en 2021, en comparación con lo mismo que en 2017 y 82% en 2013.
 
Hay razones para dudar de la veracidad de los resultados del CNE, dada la clara politización del consejo bajo el corrupto gobierno de Moreno, que declaró la guerra total al movimiento Correísta y llenó el cuerpo exclusivamente de figuras de la oposición de Pachakutik y del partido CREO de Lasso.
 
El partido de izquierda Unión por la Esperanza (UNES) de Arauz dijo que detectó irregularidades en 5.000 actas o recuentos de votos, un problema significativo dado que el acta promedio en Ecuador incluye aproximadamente 270 votos. Sin embargo, varios expertos técnicos le dijeron a The Grayzone que, aunque de hecho parecía haber habido irregularidades, no eran lo suficientemente sustanciales como para cambiar el resultado de las elecciones.
 
La diferencia más destacada en 2021 fue simplemente el gigantesco aumento de votos nulos. ¿Y qué explica este enorme aumento? La confederación indígena de Ecuador CONAIE, su brazo político Pachakutik y su candidato presidencial Yaku Pérez habían pedido a sus electores que votaran nulo.
 
CNE Ecuador elections null votes
Resultados oficiales del CNE de elecciones anteriores en Ecuador, que muestran niveles mucho menores de votos nulos
El giro a la derecha del partido indígena Pachakutik respaldado por Estados Unidos en Ecuador
CONAIE no representa a todas las comunidades indígenas en Ecuador, aunque es la organización indígena más grande e influyente. Los líderes indígenas del país están divididos y los políticos nativos, tanto dentro como fuera de la CONAIE, se pueden encontrar en todo el espectro político.
 
Algunos líderes indígenas, como el candidato a la Asamblea Nacional de la Revolución Ciudadana Ricardo Ulcuango, ex vicepresidente de la CONAIE, son ávidos partidarios del movimiento Correísta. Pero numerosos políticos prominentes de la CONAIE y su brazo político Pachakutik tienen un historial de formar alianzas oportunistas con las élites conservadoras de Ecuador y con Estados Unidos, especialmente cuando Correa estaba en el poder.
 
En 2017, Yaku Pérez de Pachakutik apoyó abiertamente a Guillermo Lasso para las elecciones presidenciales. Apenas unos días antes de la votación de febrero de 2021, Lasso devolvió el favor y afirmó que, si Pérez ganaba en la primera vuelta, el banquero lo respaldaría.
 
Ese mismo año, una pequeña organización ambientalista ecuatoriana llamada Yasunidos se reunió con Lasso y firmó un acuerdo en apoyo al banquero. Yasunidos, cuyas protestas contra Correa fueron fuertemente promovidas por la prensa occidental, luego pasó a abogar fuertemente por Pérez en las elecciones de 2021.
 
Pérez no fue de ninguna manera el único líder indígena de derecha que apoyó a Lasso. En las elecciones de 2017, Fanny Campos, ex coordinadora del partido Pachakutik, no solo respaldó a Lasso sino que incluso se unió a su campaña.
 
El político de Pachakutik Salvador Quishpe también apoyó públicamente al rico banquero. Y reveló en 2016 que el partido indígena estaba discutiendo la posibilidad de postular a la líder de Pachakutik, Lourdes Tibán, como candidata a vicepresidente de Lasso.
 
En 2021, Pérez, Pachakutik y CONAIE decidieron ayudar indirectamente a Lasso pidiendo a sus seguidores que votaran nulo en protesta por el Correísmo. Esta decisión, que llevó a la derrota de Arauz, también generó conflictos dentro de la confederación indígena.
 
El entonces presidente de la CONAIE, Jaime Vargas, que representaba a una facción de izquierda que había encabezado enormes protestas contra las reformas económicas neoliberales impuestas por el FMI en 2019, rompió con su propia organización y respaldó a Arauz como presidente en abril.
 
Días después de su respaldo, Pachakutik expulsó a Vargas por atreverse a apoyar a un candidato de Correísta. Luego, la CONAIE lo condenó, anunció que sancionaría a Vargas y dejó vacante su escaño como presidente de la confederación. Vargas respondió criticando a Pachakutik por actuar en contra de los intereses de las comunidades indígenas de Ecuador, acusándolo de colaborar con la derecha.
 
Mientras tanto, la compañera de fórmula de Pérez, Virna Cedeño, la candidata oficial a la vicepresidencia de Pachakutik, apoyó públicamente a Lasso. Haciendo eco de la retórica conservadora, afirmó que el banquero podría ayudar a salvar a Ecuador de las garras del “socialismo fallido y engañoso del siglo XXI”, una referencia al modelo económico de izquierda creado por Hugo Chávez en Venezuela y Rafael Correa en Ecuador. (Para salvar las apariencias, Pachakutik decidió expulsar también a Cedeño).
 



 
Grayzone documentó cómo Yaku Pérez promovió personalmente una serie de políticas de derecha e imperialistas, mientras afirmaba engañosamente su fidelidad a la izquierda. Apoyó el violento golpe de Estado respaldado por Estados Unidos en Bolivia en 2019, que derrocó al primer y único presidente indígena del país, Evo Morales, así como el golpe suave contra el gobierno del Partido de los Trabajadores de Brasil en 2016. Pérez también respaldó los intentos de golpe de derecha de la derecha. en Venezuela y Nicaragua.
 
El apoyo de Pérez a los golpes de Estado y la alineación con los intereses de la política exterior de Estados Unidos en América Latina llevó a Rafael Correa y otros líderes de Correísta a calificarlo de "Yankee Pérez".
 
Durante su campaña presidencial, Pérez demonizó a las masas empobrecidas de su país, oponiéndose a la propuesta de Andrés Arauz de entregar cheques de $ 1000 a 1 millón de familias ecuatorianas de clase trabajadora alegando que lo gastarían en cerveza en un día. Al mismo tiempo, Pérez dijo que firmaría felizmente un tratado de libre comercio con Estados Unidos y le dijo a un periodista: "No lo pensaré dos veces".
 
Si bien Pérez se basó en políticas claramente de derecha, su campaña utilizó como arma temas de identidad, ambientalismo y género y sexualidad para atacar al movimiento izquierdista Correísta (y difamar los informes de The Grayzone).
 
La candidatura de Pérez fue ampliamente amplificada por los medios corporativos occidentales y los grupos de presión de la derecha estadounidense como la Americas Society / Council of the Americas (AS / COA), que es financiada por corporaciones occidentales, incluido un quién es quién de la industria de extracción.
 
Pérez rápidamente se convirtió en un favorito en CNN en Español, donde difundió acusaciones infundadas de "fraude" después de perder por poco la primera vuelta de las elecciones presidenciales. Y en una entrevista amistosa en CNN luego de la victoria de Lasso el 11 de abril, Pérez afirmó absurdamente que el ex presidente socialista Correa y su movimiento de izquierda representan a "la nueva derecha".
 



 

Eduardo Enríquez Arévalo, un sociólogo ecuatoriano, habló con The Grayzone sobre la orientación política cambiante de CONAIE y Pachakutik.

“Pachakutik nació como un instrumento electoral de la CONAIE a mediados de la década de los 90, pero en la década de 2010 se volvió cada vez más autónomo de la CONAIE, lo que se refleja en las críticas de la CONAIE a la cercanía que ha tenido Pachakutik con Lasso y la derecha en los últimos años ”, Explicó Enríquez.

En la década de 2010, cuando Correa solidificó una base de apoyo masiva en Ecuador y expandió la minería para financiar programas sociales populares, Pachakutik comenzó a aliarse abiertamente con la derecha. En las elecciones de 2014 para la alcaldía de la capital, Quito, el candidato de Pachakutik, Milton Castillo, apoyó abiertamente al conservador Mauricio Rodas y pidió a los simpatizantes indígenas que votaran por la derecha para derrotar al candidato de Correísta, Augusto Barrera.

Gracias en parte al respaldo del candidato de Pachakutik, el derechista Rodas ganó las elecciones y comenzó a utilizar el gobierno local de Quito para socavar al presidente Correa. El liderazgo de la CONAIE respondió criticando públicamente a Castillo.

“Ese giro de derecha puede entenderse posiblemente como una aclaración de las diferencias ideológicas de las diferentes clases dentro de las comunidades indígenas en Ecuador”, dijo Enríquez, “pero también como un conflicto generacional entre líderes más jóvenes como Leonidas Iza y Jaime Vargas, quienes sostienen una perspectiva más de izquierda, o al menos más radicales en sus formas de lucha, en comparación con los líderes más antiguos y más cercanos a las élites políticas del país, como el asambleísta Salvador Quishpe y Lourdes Tibán, quienes muestran una clara voluntad de colaborar con la derecha ”.

“En 2019 Pachakutik no solo se encontró apoyando al gobierno de derecha de Moreno sino también dando un giro hacia el conservadurismo social, cuando se opuso a la despenalización del aborto en casos de violación, cuando incluso la mayoría del bloque legislativo de la Revolución Ciudadana apoyó esa despenalización ”, señaló el académico.

La CONAIE volvió a censurar a Pachakutik, su propio brazo político, por este voto contra la despenalización del aborto en casos de violación.

En octubre de 2019, el gobierno de Moreno intentó impulsar una serie de impopulares reformas económicas neoliberales exigidas por el Fondo Monetario Internacional. La facción de izquierda de la CONAIE ayudó a organizar protestas contra las medidas de austeridad propuestas.

Luego de 10 días de manifestaciones, la CONAIE se reunió con Moreno y llegó a un acuerdo para poner fin a las protestas. La disposición de la confederación a negociar con el presidente de derecha notoriamente corrupto generó críticas sostenidas de la izquierda ecuatoriana, dado que el liderazgo de la CONAIE se había negado en ocasiones a negociar con Correa cuando era presidente.

Las protestas de 2019 fueron encabezadas por Jaime Vargas, el ex presidente de la CONAIE que luego fue expulsado de Pachakutik por respaldar a Arauz, así como por Leonidas Iza. Dado su papel en la rebelión popular, Iza luego buscó la nominación para postularse en las elecciones presidenciales de 2021 como candidato de Pachakutik, pero el partido lo rechazó al elegir al derechista Yaku Pérez.

Pérez no fue notablemente uno de los líderes de las protestas antineoliberales. De hecho, apenas unas semanas después de que terminaran las manifestaciones, Pérez rápidamente se reconcilió con el régimen de Moreno, realizando una conferencia de prensa con uno de sus ministros. Fue una señal clara para Moreno de que estaba dispuesto a jugar a la pelota.


 

En las elecciones de 2021, Pérez continuó con una campaña anti-Correísta de línea dura, difundiendo mentiras y difamaciones contra Correa y Arauz. Pérez incitó a los inmigrantes venezolanos, acusándolos de provocar el caos en Ecuador, e incluso se hizo eco de la propaganda de derecha completamente desacreditada que acusó falsamente a Arauz de ser financiado por guerrillas socialistas colombianas en el ELN.
 
Iza, de la facción de izquierda de la CONAIE, estaba tan perturbado por la campaña reaccionaria de Pérez que advirtió públicamente que el candidato de Pachakutik estaba colaborando con la derecha, revelando que miembros del partido conservador CREO de Lasso estaban en el círculo íntimo de Pérez.



 
Pérez nunca estuvo cerca de la victoria; logró ganar solo el 19% de los votos en la primera vuelta de las elecciones presidenciales. Cuando quedó claro que había perdido, Pérez pidió desesperadamente al ejército ecuatoriano que interviniera en las elecciones y que el gobierno de Moreno anulara los resultados de la primera vuelta y procesara a Arauz por supuestamente tomar dinero del ELN.
 
Si bien finalmente perdió las elecciones, Pérez logró cumplir su segundo objetivo, logrando lo que muchos líderes derechistas de Pachakutik y CONAIE, y sus aliados en Washington, habían intentado sin éxito en elecciones pasadas: confundir a los ecuatorianos de mentalidad progresista y dividir a la izquierda. -Voto de ala con su llamado a votación nula, entregando así el triunfo a Guillermo Lasso.
 
El sabotaje de Pérez a un resurgimiento de la izquierda en Ecuador representó la culminación de una operación de años concebida en Washington.
 
Embajada de Estados Unidos cultiva líderes indígenas anti-Correa
Los cables clasificados del Departamento de Estado de EE. UU. Publicados por WikiLeaks brindan una serie de ejemplos de cómo Washington cultiva líderes indígenas y ambientales oportunistas para debilitar a la izquierda de Ecuador, desde la víspera de la primera victoria electoral de Rafael Correa.
 
Cuando Wikileaks reveló por primera vez estos documentos, TeleSUR informó en español sobre la colaboración de la embajada de los Estados Unidos con líderes ecuatorianos nativos, pero fue ignorada casi por completo en los medios en inglés.
 
Numerosos cables de la embajada de Estados Unidos de 2005 y 2006 sobre protestas lideradas por indígenas en Ecuador revelan que muchos líderes de CONAIE y Pachakutik estaban en contacto regular y participaban en reuniones con funcionarios políticos de la embajada, proporcionando frecuentemente a Washington información valiosa.
 
Uno de los cables identificó a la diplomática estadounidense Vanessa Schulz como una funcionaria política (mencionada en los documentos con la abreviatura PolOff) que se estaba comunicando con informantes indígenas.
 
WikiLeaks Ecuador CONAIE Pachakutik US embassy
 
Los cables del Departamento de Estado de 2006 publicados por WikiLeaks muestran que los líderes indígenas oportunistas de la CONAIE y Pachakutik de Ecuador estaban en contacto regular con un funcionario político de la embajada de Estados Unidos (PolOff)
 
 
En este momento, la principal prioridad de Washington era la aprobación de un acuerdo de libre comercio con Ecuador y otros países de América Latina.
 
Un cable de la embajada de Estados Unidos en 2005 señaló: "La mayoría de los grupos indígenas siguen siendo escépticos sobre un Tratado de Libre Comercio con Estados Unidos y críticos con el Plan Colombia, pero abiertos a dialogar con nosotros".
 
El documento reveló que “la CONAIE le pidió al gobierno de los Estados Unidos [el gobierno de los Estados Unidos] que interviniera con el presidente [ecuatoriano] para que los representantes de la CONAIE regresaran a estas instituciones gubernamentales [ecuatorianas]”.
 
“El nuevo liderazgo de la CONAIE parecía estar abierto al diálogo con la Embajada, al tiempo que mantenía su distancia de ciertas prioridades del Gobierno de los Estados Unidos”, dijo el cable.
 
La embajada de Estados Unidos identificó líderes indígenas “más moderados” que estaban potencialmente interesados ​​en un tratado de libre comercio, como el vicepresidente de la CONAIE, Santiago De La Cruz, quien reveló que “parecía ansioso por entablar un diálogo con nosotros” y “dijo que creía que EE.UU. fue 'no del todo malo' ".
 
WikiLeaks Ecuador CONAIE US embassy
Un cable de la embajada de 2005 analiza el apoyo a los Estados Unidos dentro del liderazgo indígena de la CONAIE de Ecuador
En agosto de 2006, pocas semanas antes de la histórica elección de Correa, un líder indígena de la confederación CONAIE invitó al embajador de Estados Unidos a su ciudad para una reunión amistosa.
 
Un cable del Departamento de Estado de Estados Unidos informó positivamente sobre el reencuentro con Auki Tituaña, alcalde de la ciudad de Cotacachi. Utilizando un lenguaje condescendiente, la embajada se refirió a él como un “contrapeso dentro de la principal organización indígena nacional al aislamiento cada vez más izquierdista y globafobo de la dirección de la CONAIE”, y agregó que Tituaña había solicitado la reunión con el embajador de Estados Unidos para mostrar “apertura pragmática a la colaboración fuerzas para promover el desarrollo de su pueblo ”.
 
“Durante la reunión de una hora, Tituaña claramente buscó tranquilizar al Embajador, evidenciando pragmatismo”, continuó el cable. “No criticó al gobierno de los Estados Unidos [el gobierno de los Estados Unidos] y, en un momento, nos dijo en privado que el mayor problema con un TLC [tratado de libre comercio] en Ecuador era simplemente la falta de información”.
 
Tituaña dejó en claro al gobierno de Estados Unidos que se oponía a Correa. La embajada relató: "Tituana nos dijo que había descartado una alianza por temor al estilo polémico y divisivo de Correa".
 
El cable reconoció que hubo divisiones políticas significativas dentro de la comunidad indígena de Ecuador. Elogió a Tituaña, afirmando que "señaló una rara apertura política, citando su amistad personal con el alcalde del PSC de Guayaquil, Jaime Nebot", refiriéndose a un poderoso político de derecha en Ecuador.
 
La cercanía de Tituaña a la derecha se hizo innegable en 2012, cuando el líder indígena anunció que se postularía como candidato a vicepresidente de Guillermo Lasso en las elecciones del próximo año. La CONAIE respondió expulsándolo.
 
WikiLeaks US ambassador Ecuador CONAIE indigenous
Cuando Correa asumió el poder en 2007, los cables de la embajada de Estados Unidos muestran que el Departamento de Estado apoyaba no solo a sus oponentes de derecha, sino también a la llamada "oposición de izquierda", e incluso tenía contactos regulares dentro de la policía de Ecuador.
 
Numerosos cables revelan que un representante del Centro de Solidaridad financiado por NED de la AFL-CIO, Patricio Contreras, era un "contacto de la embajada", un informante del gobierno de los Estados Unidos, que brindaba información constante sobre Ecuador.
 
Un cable de 2009 que informaba sobre las protestas indígenas contra el gobierno de Correa mostró que la embajada de Estados Unidos todavía estaba en comunicación regular con los líderes nativos, revelando que el director nacional de la Federación de Pueblos Indígenas Evangélicos del Ecuador (FEINE) estaba dando información al funcionario político de Washington.
 
Otro cable de la embajada estadounidense de 2009 que monitoreaba la oposición indígena a Correa señaló que el presidente de izquierda "llamó a algunos de los líderes 'derechistas' con 'ponchos dorados'".
 
Al informar sobre las manifestaciones de la CONAIE en 2009 contra Correa, la embajada de Estados Unidos escribió: “Los manifestantes indígenas, aparentemente armados con escopetas y lanzas, supuestamente abrieron fuego contra la policía, hiriendo a 40 policías y matando a uno de los suyos, un maestro shuar llamado Bosco Wisuma. El asesinato de Bosco Wisuma, aunque supuestamente fue un incidente de 'fuego amigo', galvanizó a los partidarios de la CONAIE ".
 
La muerte de este simpatizante indígena en 2009 había sido utilizada por los medios internacionales para condenar a Correa, calificándolo de autoritario y antiindígena, pero los documentos internos demuestran que Washington era muy consciente de que fue asesinado por miembros de su propia comunidad en una protesta violenta. .
 
Quizás la señal más clara de que la embajada de Estados Unidos reconoce el poder de la oposición pseudoizquierdista a Correa es un cable clasificado de 2009 firmado por el encargado de negocios, Andrew Chritton. Titulado “Correa y los movimientos sociales: ¿Ataques desde la izquierda?”, El documento señalaba: “El presidente Rafael Correa enfrenta ahora una oposición fuerte pero fragmentada de los grupos de izquierda que formaban parte de su base política. En los últimos meses, el GOE se ha enfrentado a maestros, estudiantes y grupos indígenas en huelga ”.
 
El cable recordó que Correa acusó a algunos de estos grupos de oposición aparentemente de izquierda de "'hacer el trabajo de los derechistas' e 'imperialistas'".
 
“Es irónico que Correa, el autoproclamado 'socialista del siglo XXI', se enfrente a su oposición más activa de la izquierda del espectro político, al mismo tiempo que los acusa de ser víctima de la manipulación de los 'derechistas'”, la embajada anotado alegremente.
 
El cable reconoció: “Los rumores en la comunidad indígena sugieren que los intereses corporativos en Guayaquil, o los perdedores en las últimas elecciones presidenciales, financiaron las protestas más violentas durante el paro indígena de septiembre”.
 
Sin embargo, admitiendo sin rodeos, el encargado de negocios de la embajada de Estados Unidos admitió que "muchas de estas organizaciones no cuentan con mucho apoyo de la población en general".
 
La 'CIA privada' y el principal contratista de USAID cultivan grupos ambientalistas anti-Correa
Algunos de los grupos ambientalistas e indígenas de la oposición a Rafael Correa y su progresista Revolución Ciudadana fueron financiados por el National Endowment for Democracy (NED) del gobierno de Estados Unidos, un frente de inteligencia estadounidense creado por la CIA del gobierno de Ronald Reagan en la década de 1980.
 
Si bien la base de datos de subvenciones disponible públicamente de la NED muestra cientos de miles de dólares en subvenciones distribuidas a estos grupos individuales, las sumas de dinero más sustanciales en Ecuador provienen de la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID).
 
En 2006, en los últimos meses del gobierno neoliberal de Ecuador, las principales actividades de USAID en el país consistieron en operaciones antidrogas ostensibles, con iniciativas "antinarcóticos" que constituyeron la mayor parte de su presupuesto.
 
Las estadísticas oficiales de USAID muestran que sus principales socios ese año fueron el Pentágono, el Departamento de Estado y el gobierno ecuatoriano, respectivamente. El contratista Chemonics tenía un contrato relativamente pequeño de $ 1.2 millones como parte del "Programa de apoyo ambiental" de la agencia.
USAID Ecuador 2006
Financiamiento de USAID para Ecuador en 2006
 
 
Pero en 2009, Correa estaba desafiando públicamente al imperialismo estadounidense, colaborando con otros líderes de izquierda en América Latina, particularmente con el presidente venezolano Hugo Chávez, y convirtiendo a Ecuador en miembro de la alianza comercial bolivariana ALBA. Entonces, las prioridades de USAID en la región cambiaron rápidamente.
 
La empresa con fines de lucro Chemonics se convirtió en uno de los principales beneficiarios de los contratos de USAID Ecuador, recaudando $ 5.4 millones en 2009 para trabajar en "Bosques y costas sostenibles", que de repente es uno de los principales programas de USAID en la nación. Ahora, Washington estaba comprometido a financiar una oposición ambientalista a Correa.
 
Aunque se vio afectado por una serie de escándalos, incluidas acusaciones de corrupción y racismo, Chemonics fue un socio ideal para subcontratar operaciones grises y garantizar una negación plausible de la intromisión extranjera.
 
De hecho, Chemonics ha actuado durante mucho tiempo como un intermediario de inteligencia de Estados Unidos, y su fundador explicó al New York Times que creó la empresa para "tener mi propia CIA".
 
Cuando Washington y sus aliados lanzaron una guerra sucia contra Siria en 2011, Chemonics se utilizó para canalizar decenas de millones de dólares a los Cascos Blancos, una falsa iniciativa humanitaria que funcionaba como un auxiliar de propaganda para las bandas yihadistas que Estados Unidos había armado y entrenado para desestabilizar el país.
 
Para 2013, USAID estaba invirtiendo una pluralidad de su presupuesto de Ecuador en iniciativas ambientales anti-Correa. "Mitigación y adaptación al cambio climático" y "Bosques y costas sostenibles" fueron las principales actividades de USAID, y "Protección ambiental general" fue el sector más grande, con $ 16 millones ese año.
 
Chemonics fue el principal socio de USAID en Ecuador, con $ 11 millones solo en 2013 (significativamente mayor que el segundo mayor receptor, la Sociedad Hebrea de Ayuda al Inmigrante, con solo $ 4 millones ese año).
USAID Ecuador 2013 climate change environment
En 2013, USAID invirtió millones en grupos ambientalistas para contrarrestar los proyectos de infraestructura de Correa.
 
 
 
2013 se convirtió en un año muy controvertido para la agencia estadounidense. El presidente socialista de Bolivia, Evo Morales, un aliado cercano de Correa, expulsó a USAID de su país, y lo condenó por apoyar a los grupos de oposición y desestabilizar a su gobierno elegido democráticamente.
 
Al igual que con Ecuador, Chemonics había sido uno de los principales socios de USAID en Bolivia, con un contrato de $ 10,5 millones para "construir la democracia" en el país.
 
El programa “Fortalecimiento de las instituciones democráticas” que USAID dirigió en Bolivia pasó a compartir el mismo nombre que un esquema de cambio de régimen dirigido al gobierno del presidente socialista Hugo Chávez en Venezuela.
 
Ese año, WikiLeaks publicó un explosivo cable de la embajada de Estados Unidos en 2006 que reveló que la Oficina de Iniciativas de Transición (OTI) de USAID tenía una "estrategia de 5 puntos" para el cambio de régimen en Venezuela: "1) Fortalecimiento de las instituciones democráticas, 2) Penetración de la base política de Chávez , 3) Dividir al chavismo, 4) Proteger los negocios vitales de EE. UU. Y 5) Aislar a Chávez a nivel internacional ”.
 
Morales y Correa entendieron que este plan USAID-OTI era un plan de cambio de régimen, y Washington estaba usando las mismas tácticas contra ellos.

 WikiLeaks USAID OTI Venezuela regime change 5 point strategy

La estrategia de 5 puntos de USAID / OTI para el cambio de régimen en Venezuela
Casi al mismo tiempo en Ecuador, los medios de comunicación locales habían comenzado a hacer preguntas sobre USAID y Chemonics. Un informe de 2012 en el periódico El Telégrafo, titulado “Los agricultores descubren los‘ objetivos ’de una ONG financiada por USAID”, señaló que el programa “Bosques y costas sostenibles” de Chemonics estaba basado en las provincias de Esmeraldas, Guayas y Manabí.
 
“El proyecto está ejerciendo una presunta interferencia política porque su sitio de operación está en las áreas con más minerales y recursos naturales”, escribió el periódico. “Lo mismo ocurre en otras partes de América Latina cuando la región intenta administrar económica y científicamente estos recursos por sí misma”.
 
Una funcionaria de la administración de Correa, Gabriela Rosero, dijo a El Telégrafo: “Nos dimos cuenta de que quienes están implementando este proyecto ni siquiera tienen representación legal en Ecuador, sino que están en otro país o lo controlan remotamente de donde provienen los recursos”.
 
Estos proyectos “nos están generando dudas”, dijo el funcionario del gobierno ecuatoriano.
 
La tapadera de USAID había sido descubierta. En diciembre de 2013, el gobierno de Correa congeló su cooperación con la agencia estadounidense.
 
En 2014, USAID anunció que se marchaba de Ecuador. La reacción de Washington fue silenciosa, pero estaba claro que Correa había obligado a la agencia a irse. Su gobierno expulsó simultáneamente al agregado militar de la embajada de Estados Unidos y también a su grupo antinarcóticos.
 
“No aceptaremos ser colonia de nadie”, proclamó Correa en ese momento, agregando que su país no necesitaba la ayuda de USAID.
 
Para el último año de Correa en el cargo en 2017, el financiamiento de USAID Ecuador estaba en un mínimo histórico de $ 18 millones. Pero luego, el año que viene, algo cambió drásticamente: el gobierno de Moreno se volvió contra sus electores, apoyó a la oligarquía de derecha y Washington, y declaró la guerra al Correísmo.
 
Moreno invitó a USAID a regresar al país y Washington le devolvió el favor ayudando a financiar el régimen conservador que estaba construyendo. Los contratos de la agencia en Ecuador se dispararon repentinamente en 2018 en más de 440%, de $ 18 millones a $ 80 millones. Moreno estaba siendo recompensado por su comportamiento de renegado.
 
El drástico aumento reflejó cómo USAID no funciona como una agencia de ayuda tradicional, sino como un brazo de poder blando semicubierto del imperio estadounidense.
USAID Ecuador 2018
 
Las grandes sumas de dinero que el gobierno de Estados Unidos entregó a los grupos de oposición en Ecuador, junto con los cables de la embajada desclasificados publicados por WikiLeaks, e incluso las palabras de los propios líderes de la CONAIE y Pachakutik, pintan una imagen clara de cómo Washington dividió sistemáticamente a la izquierda de Ecuador.
 
La política ecuatoriana de hoy permanece profundamente polarizada entre correístas y anti-correístas, tanto como la política en Venezuela está polarizada entre chavistas y antichavistas, y en Nicaragua entre sandinistas y anti-sandinistas.
 
La Revolución Ciudadana ha construido una base masiva en la clase trabajadora y las comunidades pobres, mientras que otras fuerzas políticas no han podido erosionar sustancialmente sus cimientos.
 
En lugar de desafiar este núcleo popular del Correísmo, los grupos más pequeños han logrado escabullirse en los márgenes, apuntando a la clase media y los jóvenes educados, que son más susceptibles a la política liberal centrada en la identidad.
 
Con millones de dólares en subvenciones y control sobre las narrativas de los medios, el gobierno de EE. UU. Ha ayudado a construir una pseudoizquierda que ha abandonado la política de la clase trabajadora y el antiimperialismo mientras explota cuestiones de raza, género y medio ambiente para dividir las fuerzas progresistas de Ecuador y debilitar Correísmo.
 
En abril de 2021, cuando estos pequeños contingentes lograron cambiar las elecciones presidenciales a favor de un banquero de derecha, el largo juego subversivo de Washington finalmente dio sus frutos.
 
Y es sólo cuestión de tiempo que esta estrategia de divide y vencerás se repita en otro país latinoamericano con un gobierno de izquierda.
 
 

Por Ben Norton para The Grayzone y traducido por AnnurTV.

visitas

Palabras clave de la nota



Si te gustó, te invitamos a compartirla


Comentarios
Tendencias
Podes seguir leyendo…
Palestina día a día
1280 720
Ocupación Palestina
El horror de la guerra
1280 720
Ocupación Palestina
El horror de la guerra