Dom 16 de mayo de 2021 Medio Oriente

La historia no contada de Sheikh Jarrah

1024 576

Hay dos historias distintas sobre el Sheikh Jarrah. Una se lee y se ve en las noticias, la otra recibe poca cobertura mediática o el debido análisis.

AnnurTV
AnnurTV
http://www.annurtv.com/nota/62076-regimen-israeli-la-historia-no-contada-de-sheikh-jarrah.html
La historia no contada de Sheikh Jarrah

La historia obvia es la de las incursiones nocturnas y la violencia ejercida por la policía israelí y los extremistas judíos contra los palestinos del devastado barrio de Jerusalén Este. Desde hace semanas, miles de extremistas judíos tienen como objetivo las comunidades palestinas de la Ciudad Vieja de Jerusalén. Su objetivo es expulsar a las familias palestinas de sus hogares en el barrio de Sheikh Jarrah. No actúan solos. Sus disturbios y alborotos están dirigidos por una dirección bien coordinada compuesta por grupos extremistas sionistas y judíos, como el partido Otzma Yehudit y el Movimiento Lehava. Sus reivindicaciones infundadas, sus acciones violentas y su abominable cántico "Muerte a los árabes" son validados por políticos israelíes, como el miembro de la Knesset Itamar Ben-Gvir y el teniente de alcalde de Jerusalén, Arieh King.

He aquí una pequeña muestra del discurso político de Ben-Gvir y King, que fueron grabados en vídeo gritando e insultando a un manifestante palestino herido. El vídeo comienza con el MK Ben-Gvir gritando despectivamente a un palestino que aparentemente fue herido por la policía israelí, pero que volvió a protestar contra los desalojos previstos para Sheikh Jarrah.

Se oye a Ben-Gvir gritar: "Abu Hummus, ¿cómo está tu culo?".

"La bala sigue ahí, por eso cojea", responde el teniente de alcalde King, que continúa: "¿Te han sacado la bala del culo? ¿La han sacado ya? Es una pena que no haya entrado aquí". Le señala la cabeza.

Encantados con lo que perciben como un comentario caprichoso sobre la herida del palestino, el séquito de políticos extremistas judíos se ríe.

Mientras que "Abu Hummus", herido pero aún protestando, es un testimonio de la tenacidad del pueblo palestino, King, Ben-Gvir, los colonos y la policía son una representación del frente unido israelí destinado a la limpieza étnica de los palestinos y a la imposición de una mayoría judía en Jerusalén.

Otro factor importante en la actual campaña israelí de limpieza étnica en la ciudad ocupada es el sistema judicial de Israel, que ha proporcionado un barniz de legalidad a la persecución de los habitantes palestinos de Jerusalén.

La base jurídica de los constantes intentos de los colonos judíos de robar más propiedades palestinas se remonta a una ley específica de 1970, conocida como Ley de Asuntos Jurídicos y Administrativos, que permitía a los judíos demandar a los palestinos por las propiedades que decían haber poseído antes del establecimiento de Israel sobre las ruinas de la Palestina histórica en 1948. Mientras que los palestinos están excluidos de hacer reclamaciones similares sobre las propiedades de las que han sido expulsados desde 1948 -así es el apartheid- los tribunales israelíes han entregado generosamente casas, tierras y otros bienes palestinos a los demandantes judíos. A su vez, estas viviendas, como en el caso de Sheikh Jarrah y otros barrios palestinos de Jerusalén Este, suelen venderse a organizaciones de colonos judíos para que construyan aún más colonias en tierras palestinas ocupadas.

En febrero, el Tribunal Supremo israelí concedió a los colonos judíos el derecho a tener viviendas palestinas en Sheikh Jarrah. Tras una reacción palestina e internacional, ofreció a los palestinos un "compromiso", por el que las familias renuncian a los derechos de propiedad de sus casas y aceptan seguir viviendo allí como inquilinos, pagando un alquiler a los mismos colonos judíos ilegales que les han robado sus casas en primer lugar, pero que ahora cuentan con una sentencia judicial.

Sin embargo, la "lógica" por la que los judíos reclaman propiedades palestinas como propias no debería asociarse a unas pocas organizaciones extremistas. Después de todo, la limpieza étnica de Palestina en 1948 no fue obra de unos pocos sionistas extremistas. Del mismo modo, la ocupación ilegal de Jerusalén Este, Cisjordania y la Franja de Gaza en 1967 y la empresa de asentamientos masivos que le siguió no fue obra de unos pocos individuos extremistas. El colonialismo en Israel fue, y sigue siendo, un proyecto dirigido por el Estado, que en última instancia tiene el mismo objetivo que el que se está llevando a cabo en Sheikh Jarrah: la limpieza étnica de Palestina y de los palestinos para garantizar una mayoría demográfica judía.

Esta es la historia no contada de Sheikh Jarrah, una historia que no puede expresarse con unos pocos fragmentos de sonido en las noticias o en los mensajes de las redes sociales. Sin embargo, esta historia, la más relevante, se oculta en gran medida. Es más fácil culpar a unos pocos extremistas judíos que responsabilizar a todo el gobierno y al establishment israelí. El primer ministro Benjamin Netanyahu manipula constantemente el tema de la demografía para promover los intereses de su electorado judío. No sólo cree firmemente en un Estado judío exclusivo, sino que es plenamente consciente de la influencia política de los colonos judíos. Por ejemplo, poco antes de las elecciones generales del 23 de marzo, Netanyahu dio luz verde a la construcción de 540 unidades de asentamientos ilegales en la llamada zona E de Har-Homa -el monte Abu Ghneim- en la Cisjordania ocupada, con la esperanza de conseguir el mayor número posible de votos de los colonos.

Por lo tanto, aunque la historia del jeque Jarrah está recibiendo cierta atención incluso en los principales medios de comunicación estadounidenses, hay una ausencia casi total de profundidad y contexto en la cobertura, incluyendo el hecho de que el jeque Jarrah no es la excepción sino la norma. Lamentablemente, cuando los palestinos y sus partidarios intentan eludir la censura generalizada de los medios de comunicación dirigiéndose directamente a las sociedades civiles de todo el mundo a través de las plataformas de las redes sociales, a menudo también son censurados allí.

Uno de los vídeos censurados inicialmente por Instagram, por ejemplo, es el de Muna Al-Kurd, una mujer palestina a la que un colono judío llamado Yakub robó su casa en Sheikh Jarrah.

"Yakub, sabes que esta no es tu casa", dice Muna en la puerta de su casa, dirigiéndose al colono.

"Sí, pero si yo me voy, tú no vuelves. Entonces, ¿cuál es el problema? ¿Por qué me gritas? Yo no he hecho esto. Yo no he hecho esto. Es fácil gritarme, pero yo no he hecho esto", responde.

"Estás robando mi casa".

"Y si no la robo yo, la va a robar otro".

"No. Nadie puede robarla", insiste Muna.

Esa es, en pocas palabras, la historia no contada de Sheikh Jarrah y de Jerusalén; de hecho, de Palestina. Muna es Palestina y Yakub es Israel. Si Muna va a obtener alguna vez justicia, se le debe permitir reclamar su hogar robado, y Yakub debe rendir cuentas por su crimen.

Fuente: MEMO

visitas

Palabras clave de la nota



Si te gustó, te invitamos a compartirla


Comentarios
Tendencias
Podes seguir leyendo…
Palestina día a día
1280 720
Ocupación Palestina
El horror de la guerra
1280 720
Ocupación Palestina
El horror de la guerra