Mié 11 de agosto de 2021 Medio Oriente

Opinión: Las peculiares ilusiones de los “liberales” de Occidente

1024 576

Muchos liberales occidentales parecen haber perdido la capacidad de distinguir entre lo bueno y lo malo de sus propias culturas.

 

AnnurTV
AnnurTV
http://www.annurtv.com/nota/62956-opinion-opinion-las-peculiares-ilusiones-de-los-liberales-de-occidente.html
Opinión: Las peculiares ilusiones de los “liberales” de Occidente

Todo el mundo ama la libertad individual, en particular los que han sufrido bajo la bota colonial. Pero en las culturas occidentales la libertad individual se ha elevado a la categoría de culto, distorsionando las percepciones sociales.

No es que las sociedades occidentales se basen en la libertad individual, ni mucho menos. Aunque existe una versión idealista del liberalismo occidental, el proyecto histórico real del liberalismo angloamericano siempre ha sido el de las libertades aplicadas selectivamente para beneficiar a las élites poderosas.


Por eso la "Revolución Inglesa" del siglo XVII condujo a una explosión masiva del comercio privado de esclavos, la "Revolución Americana" del siglo XVIII hablaba de libertades universales mientras expandía el mayor sistema de esclavitud de la historia de la humanidad, mientras los liberales ingleses del siglo XIX elogiaban el colonialismo británico y el neoliberalismo norteamericano de los siglos XX y XXI ha impulsado una guerra tras otra para la dominación "hegemónica".

Sin embargo, a nivel de la cultura popular occidental, incluso entre muchos de los que critican sus propios sistemas sociales, el individualismo y el libertarismo siguen siendo muy populares. De hecho, para muchos, el individualismo se ha convertido en un artículo de fe y en un sustituto de los principios sociales maduros.


Ello ha dado lugar a una serie de peculiares ilusiones, incluso entre quienes, por lo demás, son críticos con sus propios regímenes neocoloniales. 

Estos liberales están engañados por su individualismo constitutivo o metodológico (que considera la libertad individual como fundacional y no como fruto del desarrollo social), por una consecuente apreciación limitada de las luchas sociales y de los logros sociales y por una voz y una imagen de sí mismos imperiosas, que les obliga a pronunciarse con aparente autoridad sobre prácticamente todo. 


Esta es una mezcla muy occidental, que se ve poco en las culturas poscoloniales.


Recientemente hemos visto la imperiosa voz liberal occidental dirigida a Cuba, después de los disturbios instigados por Miami el 11 de julio de 2021. A pesar de una gran campaña en las redes sociales desde Estados Unidos, la calma volvió rápidamente a las calles cubanas. 


Cuba sigue sufriendo el bloqueo económico ilegal de seis décadas por parte de Washington, combinado con la pandemia de COVID-19, que acabó con la industria turística de la isla.


Eso no impidió que una petición liberal de la izquierda occidental recogiera 500 firmas, pidiendo la liberación de Frank García Hernández, un "historiador y marxista cubano", y de otras personas. Había sido detenido junto con otras personas mientras la policía cubana buscaba a los vándalos y a los vinculados con los subversivos de Miami, que son pagados por el gobierno de Estados Unidos para montar ataques contra Cuba. 


No importa que en Cuba haya muy poca violencia policial o detenciones arbitrarias. En América Latina las tradiciones de brutalidad policial se ven mucho más en Colombia, Brasil y Chile, aliados de Washington. Sin embargo, estos "intelectuales de izquierda" sintieron la necesidad de subirse al carro mediático colonial contra Cuba, para sumar su voz. 


No importa que Frank García Hernández haya sido detenido por error (era un observador en las protestas) y que haya sido liberado en 24 horas, antes de que se publicara la petición occidental. Este pequeño hecho parece haber escapado a los autores de la petición.


García Hernández y sus compañeros emitieron su propia declaración sobre las "protestas" del 11 de julio. Se resume útilmente en inglés diciendo: "Más que una respuesta represiva a un levantamiento antiestatal orgánico ... los acontecimientos del 11 de julio [tuvieron] ... una variedad de orígenes y composiciones, algunas legítimas y otras fabricadas". 


Es significativo que los firmantes de esta extraña petición de "liberar a Frank García Hernández" incluyeran a Noam Chomsky (anteriormente autor de un muy buen material sobre la propaganda y el imperialismo occidental) y a Gilbert Achcar (un académico "marxista" que ayuda en el entrenamiento secreto de los militares británicos), ambos habían respaldado los pretextos de EEUU para la "intervención humanitaria" tanto en Libia como en Siria, allá por 2011. 


Las ilusiones de los liberales occidentales quedaron bien expuestas durante las "guerras humanitarias" de la "primavera árabe". Cautivados por los eslóganes de la libertad individual violada por el "régimen de Assad", la mayoría de los liberales de izquierda occidentales se unieron al principio a las demandas de Washington para el derrocamiento del Estado sirio. 


La imperiosa voz de la izquierda liberal estaba ocupada en su trabajo. Gilbert Achcar instó al bombardeo de Libia por parte de la OTAN, mientras que Chomsky (un famoso escéptico de los motivos de Washington) también adoptó la ficción de que Gadafi había sofocado violentamente un "levantamiento no violento" en Libia y que incluso la "intervención sin autorización de la ONU" podía estar justificada. Más tarde, Chomsky modificó un poco su posición, en lo que respecta a Siria. 

Cuando llegó la pandemia de 2020, también vimos a un gran número de liberales occidentales recurrir al análisis individualista para criticar a sus propios estados, afirmando de diversas maneras que el virus no existía, que no había que hacer nada al respecto, que múltiples estados estaban en una conspiración para robar nuestras libertades individuales, y/o que las vacunas eran una conspiración para matar a poblaciones enteras. 

En este caso, una profunda desconfianza hacia sus propios estados, comprometida por las relaciones corruptas con las grandes corporaciones, se enfrentaba a un individualismo que no apreciaba la importancia de los principios sociales y los logros sociales, como los sistemas de salud pública. Muchos liberales occidentales parecen haber perdido la capacidad de distinguir entre lo bueno y lo malo de sus propias culturas.

Esta crítica incipiente, junto con la indolencia de los Estados neoliberales, ha contribuido a algunos de los peores resultados de COVID-19 en el mundo, por ejemplo en Gran Bretaña y Estados Unidos. El líder de la Resistencia libanesa, Sayed Hassan Nasrallah, criticó esta respuesta liberal como "un colapso de la humanidad". 

Organizaciones liberales occidentales enteras han sido captadas para la causa de la intervención. Podemos verlo en la campaña de Amnistía Internacional y Human Rights Watch sobre los supuestos "crímenes contra la humanidad" de China contra los musulmanes en la provincia de Xinjiang. 

Este guion sigue precisamente el de Washington sobre China, pero tiene poco que ver con las realidades de Xinjiang, donde la minoría uigur, supuestamente víctima de un "genocidio" chino, tiene en realidad una población en expansión y muy probablemente goza de menos persecución que los musulmanes de Estados Unidos.

Sin embargo, la represión de las libertades individuales por parte de un "régimen comunista" tiene buena acogida en la sociedad liberal occidental, y pocos se fijan en los detalles. 

El increíble historial de China en materia de reducción de la pobreza puede dejarse simplemente de lado y sustituirse por un mito propagandístico rápidamente fabricado. El individualismo, el escaso reconocimiento de los logros sociales y la imperiosa voz occidental siguen minando la visión liberal occidental.

Fuente: Al Mayadeen

visitas

Palabras clave de la nota



Si te gustó, te invitamos a compartirla


Comentarios
Tendencias
Podes seguir leyendo…
Palestina día a día
1280 720
Ocupación Palestina
El horror de la guerra
1280 720
Ocupación Palestina
El horror de la guerra