Vie 13 de agosto de 2021 Mundo

Lula dice que la sociedad brasilera «no aceptará un golpe» en la disputa por la presidencia en 2022

1024 576

En una entrevista con canales de televisión alemanes, el expresidente dice que considera improbable el juicio político de Bolsonaro

 

AnnurTV
AnnurTV
http://www.annurtv.com/nota/62979-america-latina-y-caribe-lula-dice-que-la-sociedad-brasilera-no-aceptara-un-golpe-en-la-disputa-por-la-presidencia-en-2022.html
Lula dice que la sociedad brasilera «no aceptará un golpe» en la disputa por la presidencia en 2022

El expresidente Luiz Inácio Lula da Silva afirmó, en una entrevista con canales de televisión alemanes, que no teme las amenazas del actual presidente Jair Bolsonaro sobre el sistema electoral y que la sociedad brasileña «no aceptará» un eventual golpe de Estado.

En entrevista con los reporteros Matthias Ebert, del canal público de televisión ARD, y Bianca Kopsch, de Deutsche Welle, Lula evitó confirmarse como candidato en las elecciones de 2022, pero dijo que era «lo que quiere la mayoría de la sociedad». Preguntado sobre si, en un país altamente polarizado, no debería dar espacio a un nuevo nombre, el expresidente afirmó que el camino para otras candidaturas está abierto. «Los que quieran evitar a Lula como candidato, no voten por Lula. Quien piense que debería haber otro candidato, debe postularse como candidato. Lo que no podemos aceptar es una mentira», declaró.

El miembro del PT dijo que actualmente no ve ninguna posibilidad de que avance el juicio político de Bolsonaro, pero cree que el presidente será acusado en las urnas por el pueblo brasileño. Su objetivo, dice, es «realmente polarizar» las elecciones. «Dígale al pueblo alemán que aquí en Brasil la disputa entre Lula y Bolsonaro es la disputa entre democracia y nazismo. Eso es lo que está en disputa», dijo. Lula es líder en las encuestas para 2022.

Según la última encuesta del instituto Datafolha, a principios de julio, el PT tiene el 58% de las intenciones de voto en las simulaciones de la segunda vuelta, mientras que Bolsonaro tiene el 31%, una ventaja más amplia que en la encuesta anterior, a partir de mayo.

ARD y DW: Pasaste las últimas elecciones en prisión. ¿Conservaste algún tipo de sentimiento de venganza u odio?

Lula: En realidad no. Sin venganza, sin odio. Me preparé en la cárcel para afrontar la diversidad del momento que estaba viviendo. Estaba al tanto de todo el proceso, de la mentira, de la farsa y del papel que estaban jugando [el ex juez Sergio] Moro, el Ministerio Público y la prensa. Una parte de lo que estamos viviendo hoy con el gobierno de Bolsonaro, con el fascismo, el nazismo y la ultraderecha haciendo todo mal, tiene mucho que ver con el comportamiento que ha tenido la prensa en los últimos años, negando la política. Gané, probé que lo que dije era verdad y soy libre.

¿Aún reconoces tu país?

Cuando dejé la presidencia, un poco antes, en marzo de 2009, Brasil era la sexta economía del mundo. Brasil estaba en un proceso de crecimiento. Creciendo como país internamente, creciendo como defensor de su soberanía, pero también creciendo en su participación a nivel internacional. Brasil se había convertido en un protagonista internacional. Vivimos un momento dorado en Latinoamérica y Brasil. Lamentablemente, estamos atravesando un proceso muy complicado y muy delicado en el que se niega la política. Tenemos un presidente 100% irresponsable y mentiroso. Seguiré luchando para reconstruir la democracia en Brasil y hacer de Brasil un país feliz nuevamente. La deforestación aumentó dramáticamente durante el gobierno actual. Y la lucha contra el cambio climático se ha debilitado enormemente.

¿Es posible revertir este proceso?

Es completamente posible. La conciencia ambiental en la sociedad crece día a día. Un gran número de brasileños y personas de todo el mundo saben que hoy no se puede discutir el desarrollo económico sin discutir el desarrollo ambiental. Es posible compatibilizar el crecimiento agrícola con la preservación ambiental, pensando en el crecimiento económico industrial y preservando el tema ambiental. Tenemos que aprovechar la riqueza de la biodiversidad para transformarla en una forma de supervivencia para la sociedad. La Amazonía, aunque es un territorio brasileño soberano, la riqueza de la biodiversidad se puede compartir con el planeta Tierra. Como lo hice cuando era presidente, con el acuerdo con Alemania y Noruega creando el Fondo Amazonía. Es posible: no está destruyendo árboles, está plantando árboles. El mundo necesita biodiversidad. Brasil puede construir una asociación con todo el mundo para ayudar a cuidar el Amazonas, no destruir el Amazonas.

¿Qué hubieras hecho diferente a Bolsonaro?

Cualquier humano en el planeta Tierra lo habría hecho mejor que Bolsonaro. Bolsonaro simplemente no lo hizo. No vio el mundo, no vio el coronavirus y la pandemia. Se puso manos a la obra negando la situación, empezó diciendo que la pandemia no existía, que era una pequeña gripe, que era una gripe que solo mataría a un anciano. Luego comenzó a hacer enemigos de todos los que pensaban de la manera correcta. Cuando llamamos a Bolsonaro genocida es porque hay casi 600.000 muertos en este país, y una parte es responsabilidad y el comportamiento de Bolsonaro. Porque pudo haber comprado la vacuna mucho antes. Hoy el CPI está mostrando que hubo mucha corrupción en la compra de vacuna o en el intento de comprar la vacuna. Creo que en algún momento Bolsonaro será juzgado en algún momento. Y creo que eso es lo que le teme. Podría decir que toda esta locura que está haciendo Bolsonaro, diciendo que no dejarán la presidencia, que si no tienen votos impresos, no vale, ¿sabes lo que tiene Bolsonaro? Miedo porque sabe que va a perder. Y sabe que, perdiendo, tiene miedo de ser arrestado.

¿Crees que Bolsonaro intentará dar un golpe de Estado?

No creo que la sociedad brasileña acepte el golpe de Bolsonaro. Creo que el gran golpe ya lo asestó en 2018. Porque es la primera vez que se elige a un presidente de la República por fake news. Mintió durante toda la campaña, no participó en ningún debate y fue elegido presidente de la República. Es decir, es mentira. Es el resultado de la negación de la política.

¿Crees en la acusación?

Hemos tenido más de 160 solicitudes de juicio político. Quien tiene la iniciativa de someter a votación la solicitud de juicio político es el presidente de la Cámara, y hasta ahora no se ha presentado ninguna, aunque los partidos de oposición lo han exigido. No creo que lo hagan. Resulta que tiene mayoría en la Cámara y, por lo tanto, no quiere votar por un juicio político. Si nada de esto sucede hasta las elecciones, será acusado por el pueblo brasileño. Bolsonaro se ha opuesto al establishment político, pero ahora ha terminado por aliarse con el bloque centrão. Este Bolsonaro era tan ignorante que dijo que no necesitaba el Congreso Nacional. Llegó a la conclusión de que es políticamente incompetente, no entiende nada de economía, no entiende nada de temas sociales, el tema sindical, no le gustan las mujeres, los negros, los indios, no le gustan sindicalistas, no le gusta el pueblo brasileño, no le gusta la democracia. Es un hombre patético que dirige este país.

¿Por qué parte del sistema financiero todavía apoya a Bolsonaro? ¿Por qué una parte de la élite económica apoya a Bolsonaro?

Porque Bolsonaro está entregando todo lo que quieren. Bolsonaro ya reformó el sistema de Seguridad Social, perjudicando a los trabajadores. Llevó a cabo la reforma laboral, causando mucho daño a los trabajadores y al movimiento sindical. Aquí en Brasil, los trabajadores formales son cada vez más pequeños. La mayoría son trabajadores informales. Brasil siempre ha tenido una relación sana y productiva con el planeta. Brasil tiene un litigio internacional. Este hombre logró destruirlo todo. Logró distanciar a Brasil de todos y hacer que todos se alejaran de Brasil. Durante su gestión y también la de Dilma Rousseff, se expusieron varios escándalos de corrupción, que dañaron la imagen de su partido y también la de usted.

¿También te sientes de alguna manera responsable del ascenso de Bolsonaro?

Creo que todos nosotros, 215 millones de brasileños, tenemos alguna responsabilidad con el ascenso de Bolsonaro. No hay gobierno que haya creado más mecanismos para combatir la corrupción que el PT cuando estuvo en el gobierno. Cuando me acusaron de corrupto, mucha gente quería que me fuera de Brasil. No quería aparecer en el periódico con la fotografía «Lula, el fugitivo». Quería demostrar mi inocencia. Por eso fui a Curitiba. Por eso fui a decirle a Moro que es un mentiroso. Por eso fui a decirle al Ministerio Público que estaban creando una pandilla. Pasé 580 días en la cárcel, pero salí de la cárcel con la cabeza en alto. Y no sé si los que me acusaron tienen la cabeza en alto hoy.

Quizás su mayor logro en el gobierno fue sacar a casi 40 millones de personas de la pobreza. Al mismo tiempo, el antipetismo creció mucho. ¿Cómo explicas eso?

Si alguna vez eres político, no hagas nada esperando que te lo agradezcan. Hazlo porque hay que hacerlo. Hágalo porque cada persona tiene derecho y hágalo porque es su deber hacerlo. Hemos demostrado que es completamente posible ayudar a los pobres a subir un escalón en la escalera del progreso social.

¿Vas a postularte el próximo año? ¿Y qué haría usted, si fuera elegido, para evitar que se repitan los escándalos de corrupción?

Puedo ser candidato si mi partido decide que me presento como candidato, si gozo de buena salud y si puedo construir una alianza política que me permita no solo ganar sino gobernar. Asegurémonos de combatir la corrupción las 24 horas del día, como se hizo en nuestro gobierno. Hubo un intento de destruir al PT, y no fue por corrupción o mal gobierno, sino por algo llamado inclusión social. Pero no tengo nada más que hacer en la vida que intentar luchar para recuperar la democracia.

En un país muy polarizado, muchos dicen que sería un caso de darle espacio a un nuevo candidato, alguien de una «tercera vía» …

El único que puede irse es el pueblo. No necesitaba ser candidato, pero tengo un partido político. Y tengo la mayoría de la sociedad que quiere que yo participe. ¿Por qué abdicaría para servir a mis oponentes? El consejo que doy: quien quiera evitar que Lula sea candidato, no vote por Lula. O todas las personas que piensan que deberían tener otro candidato, que lancen ese candidato. Lo que no podemos aceptar es la mentira. «Lula no puede ser candidato porque Lula puede ganar y se polarizará». Genial, realmente quiero polarizar. Quiero ir a la campaña diciendo que Bolsonaro es un mentiroso. Que Bolsonaro no sabe gobernar el país. Que Bolsonaro no tiene la dimensión de los problemas de Brasil, que es un charlatán. Va a ejecutar una campaña basada en milicianos. Amenazar a la gente, agredir a la gente, mentir descaradamente. ¿Cómo puedo permitir que un presidente que dice cuatro mentiras al día siga presidiendo el país?

Y para el próximo presidente de Brasil, Europa y Alemania insistirán en preservar el medio ambiente. Se trata de afirmaciones hipócritas, ya que los europeos hacen negocios a expensas del medio ambiente.

No quiero exigir lo que la gente no hace, quiero saber qué es posible hacer. Necesitamos discutir una política saludable y el tema de la energía es muy importante para todo el planeta. Si nos postulamos para las elecciones y ganamos las elecciones, convocaremos una conferencia para discutir cómo trabajar para ayudar a preservar el medio ambiente del mundo.

¿Cómo conciliar este tipo de políticas con la agroindustria que es tan fuerte en Brasil?

Brasil tiene una gran producción agrícola. Estoy feliz por eso. La agricultura brasileña está tecnológicamente muy avanzada. No podemos poner toda la agroindustria en el alocado discurso de Bolsonaro. Hay muchos empresarios agroindustriales que saben que tienen que preservar. El Amazonas le dará dinero a Brasil siendo tratado de manera diferente. La Amazonía producirá riqueza cuidando la Amazonía, cuidando la biodiversidad y manteniendo el ecosistema.

¿Cómo quiere encaminar la economía brasileña, con un Estado más fuerte o un sector privado más fuerte?

El estado no puede ser un estado comercial. No defiendo que el Estado sea propietario de empresas. No. Quiero que el Estado sea fuerte para ser inductor de políticas sociales e inductor del desarrollo. Por eso defiendo a los bancos públicos. Por eso defiendo a empresas públicas como Petrobras y Eletrobras. Hay países que han cambiado mucho en los últimos años, como Nicaragua, Venezuela y Cuba, que mantienen vínculos con su partido … Me entristeció mucho cuando la Unión Europea aceptó la farsa, la mentira de reconocer al presidente Guaidó de Venezuela. Es muy importante que la gente permita que cada uno viva a su manera. Que cada pueblo construya su democracia. Podría haber estado en el cargo mientras Angela Merkel estuvo en Alemania, porque en el parlamentarismo la gente piensa que es democracia que alguien permanezca 16 años en el poder. En el presidencialismo, el tercer mandato es la dictadura. Tuve un 87% de aprobación cuando mi partido quiso aprobarme un nuevo mandato. No lo hice porque creo en la democracia, en el poder alterno. Esto le dije a Chávez, hablo con Daniel Ortega y hablo con Cuba.

¿Pero no sería hora de que el PT exija que la gente en Cuba pueda protestar libremente y que haya democracia?

No solo defiendo esto, lo he dicho muchas veces. Yo era presidente de la República y aquí hubo muchas huelgas contra mi gobierno, muchas marchas. La policía no solo sale a las calles de Cuba o Nicaragua, la policía sale a las calles de Estados Unidos, Alemania, Brasil, Francia. Lo que necesitamos no es tratar de desarrollar la idea de tratar de simbolizar cosas. El problema del mundo no es Nicaragua, no es Venezuela y no es Cuba: el problema del mundo es la concentración de la riqueza en manos de unos pocos países y pocas empresas.

¿Espera violencia el próximo año? ¿Tiene miedo, como político, por su propia persona?

Este país tiene una historia política, tenemos que respetar la historia. No tenemos la costumbre, como en Estados Unidos, donde ya dispararon a Reagan, mataron a Lincoln, mataron a Kennedy. Aquí en Brasil no existe tal historia.

¿Pero no crees que esta vez puede ser más peligroso, porque la sociedad también ha cambiado?

Quizás, pero mi fe en Dios también aumentó. Evidentemente tendremos que tener cuidado. ¿Sabes cuántos años hace que no he estado en un restaurante? Más de treinta años. Yo me cuidaré, hagamos la campaña. Tengo fe en Dios que la democracia le ganará las elecciones al fascismo en Brasil. Porque hay polarización en Brasil: por el amor de Dios, dígale al pueblo alemán que aquí en Brasil la disputa entre Lula y Bolsonaro es la disputa entre democracia y nazismo. Eso es lo que está en juego.

Fuente: RL

visitas

Palabras clave de la nota



Si te gustó, te invitamos a compartirla


Comentarios
Tendencias
Podes seguir leyendo…
Palestina día a día
1280 720
Ocupación Palestina
El horror de la guerra
1280 720
Ocupación Palestina
El horror de la guerra