Vie 20 de agosto de 2021 Medio Oriente

Violencia de colonos ilegales en Palestina: Entre el control de la tierra y la impunidad

1024 576

«Estamos enfrentando muchos ataques organizados. Llegan en minibuses, llevan la cara tapada, palos y piedras», cuenta una de las víctimas palestinas de los ataques colonos ilegales en Cisjordania. En total son ya 440.000, residiendo entre 2,7 millones de palestinos.

 

AnnurTV
AnnurTV
http://www.annurtv.com/nota/63039-regimen-israeli-violencia-de-colonos-ilegales-en-palestina-entre-el-control-de-la-tierra-y-la-impunidad.html
Violencia de colonos ilegales en Palestina: Entre el control de la tierra y la impunidad

En el ataque de junio que el joven palestino Basel Adra presenció y quedó grabado, los colonos ilegales israelíes no solo arrojaron piedras, quebraron olivos e incendiaron material agrícola, sino que uno de ellos abrió fuego contra los residentes árabes. Una violencia, rutinaria y sistémica, que aumenta contra la población ocupada de Cisjordania.

«Desde mayo [cuando la escalada de tensión se extendió por la región], estamos enfrentando muchos ataques organizados. Llegan en minibuses, llevan la cara tapada, palos y piedras», cuenta a Efe Adra, desde los altos de las Colinas del Sur Hebrón, donde los asentamientos israelíes proliferan entre comunidades palestinas.

La colonia ilegal que queda a su espalda, coronando uno de los cerros y de la que proceden los israelíes que atacan, se llama Havat Maon y es lo que el régimen israelí denomina «outpost», es decir, un asentamiento que no está regularizado aunque recibe los mismos servicios que el resto construido con autorización previa del ente sionista.

Todos -regularizados o no por el régimen israelí- contravienen la ley internacional, tanto como transferir población de una potencia ocupante a un territorio ocupado.

Hoy son más de 440.000 los colonos ilegales que residen entre unos 2,7 millones de palestinos y que, según Adra, tienen como objetivo «hacer la vida miserable para expulsar a las poblaciones locales» de Cisjordania.

En aumento

En lo que va de año, la Oficina para la Coordinación de Asuntos Humanitarios de Naciones Unidas en territorio ocupado (OCHA) ha registrado al menos 212 ataques contra propiedades palestinas y 94 contra residentes que quedaron heridos.

Un considerable aumento con respecto incluso al pasado año de pandemia que, pese a confinamientos, alcanzó los 270 ataques con resultado de daños materiales y 82 con daños físicos, ya de por sí superior a 2019: 259 y 76 respectivamente.

«Todo va aumentando: más demoliciones, más confiscaciones, más ataques de colonos ilegales. Incluso incursionan en las villas y agreden a la gente; antes eso no ocurría», alerta a Awda Hadalin en el pueblo beduino de Um Jair, uno de la veintena de comunidades palestinas de esta región conocida como Masafer Yata, en el sur de Cisjordania.

La aldea de Hadalin, cuyas tierras compraron refugiados palestinos de 1948 tras la implantación artificial  del régimen de ocupación y hoy todavía sin electricidad, ha quedado encajonada entre el asentamiento de Carmel y las granjas que gestionan los colonos ilegales. Por la carretera que atraviesa la villa y conecta las dos zonas colonas, con red eléctrica, ruedan los jeep del Ejército de ocupación sionista.

La colonia ilegal del Carmel, a diferencia de Havat Maon, es legal para el régimen sionista. Establecida en 1981, cuando comenzó «el desastre» según Hadalin, se levantó sobre tierras de Um Jair y sus planes de expansión se adentran en el pueblo palestino, separado tan solo una valla de seguridad, a escasos metros.

El acoso de los colonos ilegales no es nuevo, recuerda Hadalin, cuando en 2017 «cada noche y durante más de dos meses» no pararon de tirar piedras hacia el pueblo. «Quiere a tus vecinos», escribieron los palestinos en los techados de sus casas beduinas.

«Aquí los derechos básicos se convierten en un sueño», valora Hadalin sobre un suma y sigue de dificultades y presión que afrontan estas comunidades.

Impunidad israelí

«Los soldados no somos enviados a Cisjordania para proteger a los palestinos, la orden es proteger a los israelíes y a las colonias ilegales», resume a Efe Ori Givati, miembro de la ONG Rompiendo el Silencio (Breaking the Silence, BTS), plataforma de exmilitares israelíes que denuncia las prácticas del Ejército en territorio ocupado.

La impunidad rodea el fenómeno de la violencia colona ilegal, cuando los ataques se están produciendo en presencia de la Policía y el Ejército israelíes, que o bien no actúa o solo interviene para dispersar palestinos, lamentan estos activistas.

«Como soldado lo único que quieres es que la situación termine y por eso, en muchos casos, vemos que en lugar de parar la violencia de los colonos ilegales, lanzan granadas de gas hacia los palestinos, que son las víctimas», ilustra Givati.

Sucedidas las agresiones, gran parte documentadas por los residentes palestinos y posteriormente denunciados ante el régimen de Tel Aviv, no hay consecuencias ni detenciones. Adra, Hadalin y Givati coinciden en enmarcar el fenómeno en una política sistémica.

«Como sistema, como país, como Estado, como Ejército, como Ministerio de Defensa rechazamos reconocer el hecho de que los colonos ilegales  son una comunidad extremadamente violenta, por supuesto no todos, pero gran parte de ellos», considera el israelí Givati.

La expansión de «outpost» en esta región que, aun no estando autorizados por el ente sionista, los colonos ilegales construyen mientras son protegidos por el Ejército de ocupación, acrecienta la sensación de impunidad y los «ecosistemas de violencia».

Adra y Hadalin suman al deterioro del contexto las crecientes demoliciones de casas y corrales en sus poblados, al carecer de permisos de construcción que en el 90% de los casos han rechazado previamente. «Destruyen, construimos», añaden estos dos jóvenes palestinos.

«Hasta las ovejas se vuelven vagabundas», ironizan sobre los poblados de este área, mayoritariamente agrícola y ganadera.

«No hay incentivos para el ente sionista por hacer cumplir la ley [a los colonos ilegales }, porque al final sirve como las demoliciones, restricciones o confiscación de tierras, al mismo propósito: hacer imposible la vida de los palestinos, echarlos», zanja Givati.

Fuente: Naiz

visitas

Palabras clave de la nota



Si te gustó, te invitamos a compartirla


Comentarios
Tendencias
3
7300 lecturas
AnnurTV
AnnurTV
http://www.annurtv.com/nota/64073-curiosidades-cinco-anos-sin-fidel.html
Podes seguir leyendo…
Palestina día a día
1280 720
Ocupación Palestina
El horror de la guerra
1280 720
Ocupación Palestina
El horror de la guerra