Jue 02 de septiembre de 2021 Curiosidades

A 40 años de Teatro Abierto en Argentina, símbolo de la resistencia cultural frente a la dictadura

1024 576

Por Silvio Schachter para Rebelión.

AnnurTV
AnnurTV
http://www.annurtv.com/nota/63192-curiosidades-a-40-anos-de-teatro-abierto-en-argentina-simbolo-de-la-resistencia-cultural-frente-a-la-dictadura.html
A 40 años de Teatro Abierto en Argentina, símbolo de la resistencia cultural frente a la dictadura

El 28 de julio se cumplieron 40 años de Teatro Abierto, una referencia insoslayable de la resistencia cultural a la política de terror de la dictadura militar. Autores, directores, actores escenógrafos y músicos protagonizaron un hecho colectivo inédito y ejemplar, reconocido y valorado internacionalmente.

Los autores responden haciendo teatro

En 1980 la dirección de la escuela Municipal  de Arte Dramático, decide eliminar la cátedra de Teatro Argentino Contemporáneo  argumentando que en el país no había dramaturgos. La misma idea expuso Kive Staiff, entonces director del teatro San Martín, quien ante la pregunta de un periodista ¿porque no se ponían obras de autores nacionales en los teatros públicos?  contestó  “¿De qué autores? Si no hay autores argentinos” No  eran suficientes las amenazas la persecución, las listas negras, el exilio forzado, las detenciones y desapariciones del terrorismo de Estado, se pretendía declarar directamente que nunca existieron.

Se trataba de hacer desaparecer de la cultura a toda una camada brillante de autores que fueron pilares del teatro independiente. Borrar a quienes crearon uno de los movimientos culturales más trascendentes de América Latina. El teatro independiente surgido en los años  30 con la creación del Teatro del Pueblo por el socialista Leonidas Barletta, escritor periodista y de su compañera Josefa Goldar, que estrenó obras de  escritores como Roberto  Artl y  Gonzalez Tuñon, tiene un nuevo impulso en la décadas del 50 y 60. Fue la reacción ante la decadencia que sufría la escena teatral dominada por la lógica comercial de empresarios que decidían sobre la temática, los libretos, y toda la producción artística en función de la recaudación.

Surge la necesidad de dejar la actividad en manos de sus creadores, artistas y escritores. De poner en escena,  a través de  distintas formas expresivas, un enfoque crítico del contexto político y social y también cuestionando los valores morales y religiosos establecidos.

Tienen como espacio salas más pequeñas, autogestionadas, del llamado off Corrientes. Construyen el acto teatral como una síntesis donde todos participan,  potenciando  todas las formas de expresión.

De  ese fenómeno son parte los autores Carlos Gorostiza,  autor de El puente (1949), Osvaldo Dragun,  Historias para ser contadas y Los de la mesa 10 (1956) Andres Lizarraga, Alto Perú (1960) Ricardo Halac, Soledad para cuatro (1960) Carlos Somigliana, Amor de ciudad grande (1959) a quienes se sumaron  Eduardo Pavlvosky,  La espera trágica (1962) Griselda Gambaro, Madrigal en ciudad (1962) Roberto Cossa, Nuestro fin de semana (1964), Ricardo Talesnik, La fiaca (1967).

Estos eran  los dramaturgos a quienes se les negaba existencia. Hartos e indignados se reúnen en el bar de Argentores para ver cómo enfrentar este nuevo atropello de la dictadura. En uno de estos encuentros Dragun plantea que la mejor manera de responder es con el teatro mismo, la propuesta es recibida con entusiasmo. En un breve tiempo logran reunir 19 escritores y  directores, que  perfilan  la idea de tres obras breves, de menos de una hora, por cada día, seis funciones por semana  y un día, el jueves,  destinada a la lectura de textos por parte de diferentes actores. La convocatoria suma más de 100 actores, escenógrafos, iluminadores, músicos , vestuaristas, técnicos y colaboradores, todos ad honorem,  en una realización colectiva que se convertiría en un acontecimiento de resistencia cultural sin precedentes y que marcó un hito en la lucha del mundo teatral  contra la dictadura.

El 12 de mayo, Dragún anuncia a la prensa la realización del evento. La sala elegida fue  El Picadero,  de 300 butacas, situada  en el pasaje Rauch, hoy Enrique Santos Discépolo, una vieja fábrica de bujías reconvertida en teatro, que pertenecía a Guadalupe Noble, la hija mayor del fundador de Clarín, quien la ofreció gratuitamente.

Los ensayos se realizaban desde la medianoche,  pues en  el teatro había  funciones y varios de los protagonistas tenían actuaciones hasta tarde. El clima de entusiasmo, camaradería y disposición,  el  sentirse unidos como  parte de un evento colectivo, antifacista en palabras de Cossa, era el gran motivador para asumir el compromiso sin egos ni personalismo de cartel,  lo cual permitió superar todas las dificultades. Cuenta Gaston Breyer, el coordinador de escenógrafos, que lógicamente no había tiempo ni posibilidades para cambios de escenografía,  con tres obras diferentes en una misma función, que además cambia todos los días, por lo cual tanto autores como directores se adaptaron a compartirlas con sencillez  e ingenio.

“Éramos unos doscientos en la anarquía total. Nunca vi funcionar tan bien a una anarquía. Nadie dirigía al monstruo. El caso es que la democracia de los iguales funciona muy bien; lo que funciona mal es la democracia de los desiguales”, resumió Dragún.

 A las seis de la tarde del 28 de julio, el presidente de la Asociación Argentina de Actores, Jorge Rivera López, leía la Declaración de Principios de Teatro Abierto, escrita por el dramaturgo Carlos Somigliana y refrendada por el conjunto de sus integrantes: “Porque queremos demostrar la existencia y vitalidad del teatro argentino, tantas veces negada…porque amamos dolorosamente a nuestro país y éste es el único homenaje que sabemos hacerlo; y porque, por encima de todas las razones nos sentimos felices de estar juntos”. Así se  inauguró Teatro Abierto, con las obras de los  mencionados Gorostiza, Dragún, Cossa, Somigliana, Halac, Gambaro, Pavlovsky, a los que se sumaron entre otros Ricardo Monti, Aida  Bortnik y Ellio Gallipoli, las puestas en escena de reconocidos directores entre quienes estaban  Julio Ordano, Omar Grasso, Carlos Gandolfo, Alberto Ure, Rubens Correa y Villanueva Cosse. La presencia de estupendos actores y actrices,  Pepe Soriano, Carlos Carella, Ulises Dumond, Leonor Manso, Cipe Lincovsky, Arturo Bonin, Mirta Busnelli, Jose Maria Guiterrez y  Nelly Prono entre otros, con  la participación de Patricio Contreras, actor del ICTUS de Chile y   Adela Gleijer y Juan Manuel Tenuta del Galpón de Uruguay.

Las obras evitaron caer en el discurso  panfletario,  la crítica a la situación existente en el país fue reflejada con densidad dramática a través de metáforas y tramas desarrolladas con  los  recursos del mejor teatro.

En la inauguración se estrenaron  Decir si de Gambaro, El que me toca es un chancho, de Alberto Drago, y El nuevo mundo, de Somigliana, recibidas por un público entusiasta y comprometido con el contenido del evento, que agotó rápidamente las entradas. La misma  calidad se sostuvo en las siguientes jornadas. Varias obras  como Gris de ausencia de Cossa,  El acompañamiento de Gorostiza o Papá querido de Aida Bortnik, seguirán presentándose exitosamente en el país y en  el exterior

Los principales medios,  como era previsible, casi ignoraron el acontecimiento cultural. Estaban muy ocupados reflejando las actuaciones de Frank Sinatra, que vino al país por iniciativa de  Palito Ortega, a cambio de un cachet sideral.

El atentado que no puso fin a la ilusión

La reacción no se hizo esperar, el día 6 de agosto, una bomba incendiaria estalló en el teatro,  pretendieron presentarlo como un accidente eléctrico, que fue descartado de plano ya que  todas las los tableros estaban apagados, luego se supo que fue obra de un grupo de tareas de la Marina. Los bomberos demoraron 40 minutos en empezar a sofocarlo, con el  insólito argumento que las motobombas no tenían agua. Solo quedaron en pie la fachada y parte de los camarines.

“No hay mal que por bien no venga. No hay incendios, de teatro, que por bien no venga. Sobre todo con el frío que hace. (…) Naturalmente, de la noche a la mañana, se prendió fuego el Picadero,…el azar del fuego parece tener debilidad por los teatros”, escribió,  el genuflexo vocero de los militares, Rodolfo Braceli en Siete Días. En su  programa radial, el periodista estrella de la dictadura Bernardo Neustadt comento “Se quemó el Picadero, que pena, es el fin de una ilusión”  

La respuesta fue contundente, “la ilusión está más viva que nunca” declararon. Superado el impacto inicial, la actitud  del colectivo creador de Teatro Abierto fue redoblar la parada. Dos días después del atentado, una asamblea desborda el teatro Lasalle y decide continuar, ahora  con más  repercusión en la prensa. “Teatro Abierto perteneció inicialmente a un grupo de actores, directores y técnicos que conformaban una parte -importante, pero una parte- del teatro argentino. Hoy Teatro Abierto pertenece a todo el país”, destacaba el documento leído por Dragún.

La consigna fue, al terror de la dictadura responderemos con nuestra mejor arma, más teatro. Inmediatamente recibieron  el ofrecimiento de 17 salas para continuar las representaciones. Optaron por mantener la idea original de realizarlo en un solo ámbito y se decidieron por el teatro Tabaris, una sala de 700 localidades que se dedicaba a poner espectáculos revisteriles. La presencia de público en el ciclo superó los 25.000 espectadores, contando en distintas funciones con la presencia de  las Madres de Plaza de Mayo  y dio marco a un hito irrepetible en la historia cultural del país. Hubo dos versiones más en 1982 y 1983,  realizadas en la sala  Margarita Xirgu.

La  presencia de los teatreros fue amplia y muy representativa, pero hubo muchos que no pudieron ser parte. Víctimas de la persecución que se inició con la Triple A , Alianza Anticomunista Argentina, creada por el ministro de Bienestar Social del gobierno de Perón e Isabel, el macabro Lopez Rega y sus lugartenientes Rodolfo Eduardo Almirón y Alberto Villar  que empezaron lo que después continuarían los militares. Dieron a conocer  listas públicas de artistas condenados, no eran sólo amenazas, lo demostraron las bombas en las salas y los  asesinatos de Ortega Peña,  Silvio Frondizi, Julio Troxler, el sacerdote Carlos Mujica y decenas de militantes populares. Debieron emprender el exilio forzado entre otros  Hector Alterio, Nacha Guevara, Juan Carlos Gene, Norman Brisky, Alfredo Alcón, Oscar Ferrigno, Luis Brandoni, María Rosa Gallo, Piero, Nebbia, Carlos Somigliana, David Stivel,  Maria Vaner , Ricardo Halac y  Horacio Guarany, a los que se sumarán muchos más después del golpe del 1976, entre ellos, Marilina Ross, Luis Politti, Lautaro Murúa,  Barbara Mujica, Emilio Alfaro, Mercedes Sosa, Hayde Padilla, Pino Solanas, Leonardo Favio, Juan Gelman, Osvaldo Bayery Lito Nebbia. Hubo 28 actores desaparecidos. En  noviembre de 2013 se conocieron las listas negras de la dictadura que incluían 285 nombres de actores, directores y escritores.

Pasados 20 años una  iniciativa de  Hugo Midón permitió reabrir El  Picadero, pero por  la crisis del   2001 y  la falta de  apoyo oficial, no pudo sostenerse y  volvió  a cerrar,  en 2007 los vecinos pararon su demolición que programaba una empresa inmobiliaria  para construir una torre y en 2011 abrió nuevamente, ahora como propiedad de  Sebastián Blurach.

Se mantiene así un edificio simbólico que  sirvió como espacio para una experiencia única en el mundo, como  lo definió el actor Onofre Lovero “Teatro Abierto fue un extraordinario  movimiento estético-social que no solo involucró a sus protagonistas, también movilizó a un público que estaba silenciado”.

Teatro Abierto marcó  un punto de inflexión en la historia mas oscura y feroz  del ataque a la sociedad y su cultura, fue  un acto colectivo  de rebeldía creativa, un símbolo de dignidad y coraje, que forma parte de la memoria de resistencia a la política de terror de la dictadura, a los mecanismos fascistas de silenciar las voces y desaparecer los cuerpos. Un ejemplo impar que alcanzó dimensión universal.

 

Por Silvio Schachter para Rebelión.

visitas

Palabras clave de la nota



Si te gustó, te invitamos a compartirla


Comentarios
Tendencias
3
7300 lecturas
AnnurTV
AnnurTV
http://www.annurtv.com/nota/64073-curiosidades-cinco-anos-sin-fidel.html
Podes seguir leyendo…
Palestina día a día
1280 720
Ocupación Palestina
El horror de la guerra
1280 720
Ocupación Palestina
El horror de la guerra