Vie 10 de septiembre de 2021 Medio Oriente

La lucha por ganarse la vida en Gaza comienza en la edad escolar gracias al cruel bloqueo israelí

1024 576

Con el inicio del nuevo curso escolar en la asediada Franja de Gaza, algo menos de 300.000 alumnos de entre 6 y 17 años se presentaron a las clases; más de 20.000 asisten a la escuela por primera vez, a menudo en aulas superpobladas. A pesar de la difícil situación de Gaza y de las repetidas ofensivas militares israelíes, los niños de Gaza suelen disfrutar de la escuela.

AnnurTV
AnnurTV
http://www.annurtv.com/nota/63275-regimen-israeli-la-lucha-por-ganarse-la-vida-en-gaza-comienza-en-la-edad-escolar-gracias-al-cruel-bloqueo-israeli.html
La lucha por ganarse la vida en Gaza comienza en la edad escolar gracias al cruel bloqueo israelí

Sin embargo, hay cientos que se levantan temprano todos los días, pero no van a la escuela. Recorren las calles en busca de trabajo para ganar algo de dinero para sus familias. Mahmoud Al-Borsh, de 13 años, es uno de ellos. Sale de su casa a las 6 de la mañana todos los días y no vuelve hasta las 6 de la tarde, sin tener siquiera el dinero suficiente para comprar el jabón necesario para lavar su ropa.

"Me levanto en cuanto siento el sol en el cielo, me preparo para trabajar y salgo", me dijo. "No siempre sé dónde ir, pero empiezo por las bolsas de basura y los contenedores de la zona cercana a mi casa". Su trabajo, tal como es, consiste en recoger chatarra y plástico. Es muy difícil, y trabaja todo el día, a menudo terminando con tan sólo 10 shekels (3 dólares) en el bolsillo. También es muy peligroso, porque la chatarra podría haber sido utilizada para contener productos químicos peligrosos y líquidos peligrosos.

En los territorios ocupados, la basura doméstica no se deposita en contenedores separados, uno para las latas, otro para el plástico y el cartón, y otro para los productos perecederos y otras cosas. Todo va en una bolsa de nylon y se pone en la puerta para que lo recojan los trabajadores de la limpieza. Por eso, decenas de jóvenes como Mahmoud Al-Borsh salen de casa temprano, para revisar las bolsas antes de que llegue el equipo de limpieza. Muchos de ellos siguen al camión de la basura hasta el vertedero y rebuscan allí objetos vendibles.

Según la Oficina Central de Estadísticas de Palestina, casi 5.000 de los 372.600 niños trabajaban en Gaza en 2018, con edades comprendidas entre los 10 y los 17 años. Casi 2.000 niños trabajaban a tiempo parcial antes o después de la escuela.

Al-Borsh desafía el clima caluroso y la congestión del tráfico para ir a trabajar cuando otros niños van a la escuela. "Me entristece ver a los otros niños ir a la escuela, porque espero poder unirme a ellos algún día. Sin embargo, estoy muy contento de poder ganar algo de dinero para alimentar a mi familia". Hay diez personas en su familia inmediata, así que todo lo que trae a casa es muy bienvenido.

Sin embargo, está perdiendo la esperanza sobre sus perspectivas de educación. "¿Cómo voy a aprender a leer y escribir después de haber perdido todas las clases de primaria y de preparación?". Además, ha oído hablar de alguien que estudió ingeniería informática en la universidad y ahora vende maíz hervido en la calle. ¿De qué sirve la educación si al final no hay trabajo bajo el asedio israelí a Gaza?

El comerciante de chatarra y plástico Abu Yahya me dijo que compra artículos a por lo menos 50 niños cada día. "Todos ellos están en edad escolar".

Las difíciles condiciones de vida, explicó, han empujado a estos niños a conseguir cualquier tipo de trabajo, aunque no ganen mucho dinero con ello. "Lo máximo que pueden esperar", dijo Abu Yahya, "es probablemente 15 shekels (4,50 dólares) al día. Pero para una familia que vive bajo el umbral de la pobreza y necesita desesperadamente alimentos, eso es una contribución importante al presupuesto."

Busqué al ingeniero informático mencionado por Al Borsh y lo encontré en la cornisa junto al Mediterráneo. Se llama Hamdi Lubbad y tiene 26 años. Estudió ingeniería informática en una de las universidades de Gaza, pero no encontró trabajo, así que vende maíz hervido para mantener a su familia.

"Después de terminar mi licenciatura, pasé dos años buscando trabajo, pero no pude encontrar ninguno", explicó. "Necesitaba un trabajo porque tengo que conseguir comida y medicinas para mi madre, que tiene cáncer. Así que pensé en tener este carrito. Lo uso para vender maíz hervido en verano y sahlab -una bebida palestina caliente- en invierno".

Lubbad comercia bajo el nombre de "El Ingeniero"; no quiere que la gente piense que es inculto. Para él es importante que sepan que es ingeniero y que vender maíz no es su opción laboral preferida. La mayoría de la gente entenderá que el bloqueo israelí impuesto desde 2007 es el culpable de la falta de oportunidades laborales.

Según Lubbad, no es el único universitario que tiene un trabajo en la cornisa. Contó decenas de personas que venden maíz, electrodomésticos, cigarrillos, bebidas calientes o frías, etc. "La gente como nosotros no necesita mucho dinero para sacar adelante estos pequeños negocios", añadió.

"La desastrosa situación económica de la Franja de Gaza es el resultado directo del asedio israelí", afirmó Mohammad Abu Jayyab, redactor jefe del periódico Al-Eqtisadiyeh. "El desempleo está en niveles récord". Toda la situación, advirtió, es casi "irreparable".

La ayuda humanitaria internacional, señaló, es para emergencias, no a largo plazo. "Después de un par de semanas, las familias necesitan otras cosas además de alimentos. Necesitan ropa, electrodomésticos, reparaciones en la casa, electricidad, agua potable; cosas que no ofrecen los donantes ni las organizaciones benéficas."

El diputado Jamal Al-Khodari es el jefe del Comité Popular contra el Asedio Israelí a Gaza. Me dijo que más del 85% de las familias palestinas de Gaza sufren inseguridad alimentaria. "Viven por debajo del umbral oficial de pobreza y no tienen nada en casa para comer o beber apenas unos días después de recibir cupones de comida de las organizaciones benéficas internacionales". Además, como señaló el viceministro de Trabajo de Gaza, Ihab Al-Ghussein, "hay 270.000 profesionales y licenciados universitarios que buscan trabajo en la Franja de Gaza". Los nuevos licenciados se suman a la búsqueda de esos esquivos empleos al final de cada curso académico.

Los tres -Abu Jayyab, Al-Khodari y Al-Ghussein- reiteraron que Israel debe poner fin al asedio impuesto a Gaza. Si no lo hace, el enclave asediado se dirige a una situación económica y social aún más desastrosa, y nadie sabe a dónde nos llevará. No podemos decir que no hayamos sido advertidos.

Fuente: MEMO

visitas

Palabras clave de la nota



Si te gustó, te invitamos a compartirla


Comentarios
Tendencias
Podes seguir leyendo…
Palestina día a día
1280 720
Ocupación Palestina
El horror de la guerra
1280 720
Ocupación Palestina
El horror de la guerra