Lun 04 de octubre de 2021 Medio Oriente

Por Ofer Aderet

“Israel nació en pecado. Estoy colaborando con un país criminal”

1024 576

Vástago de una icónica familia sionista y ex miembro del Shin Bet, Yaakov Sharett, de 95 años, se ha convertido en un anti sionista que anima a la gente a salir de Israel.

 

AnnurTV
AnnurTV
http://www.annurtv.com/nota/63510-opinion-israel-nacio-en-pecado-estoy-colaborando-con-un-pais-criminal.html
“Israel nació en pecado. Estoy colaborando con un país criminal”

Al final de una serie de reuniones con Yaakov “Kobi” Sharett, después de un total de unas diez horas de entrevistas, con un poco de descaro le hice la pregunta obvia. Quería saber si estaba seguro de que lo que estaba diciendo lo había dicho con una mente clara y reflexiva. Sharett, quien recientemente cumplió 95 años, sonrió y asintió con la cabeza, sí.

Yaakov Sharett , hijo del primer ministro de Relaciones Exteriores y segundo primer ministro de Israel, Moshe Sharett, no siente la necesidad de andar con rodeos. Es agudo, incisivo y preciso, y quiere enviar a los lectores un mensaje difícil de digerir.

El hijo del hombre que firmó la Declaración de Independencia de Israel en 1948 está terminando sus días como un anti sionista que se opone a la aliá y alienta la emigración de Israel, predice días oscuros para el país. Incluso apoya el programa nuclear iraní.

“El Estado de Israel y la empresa sionista nacieron en el pecado. Así son las cosas”, dice el hombre, que sirvió en el Palmaj, antes de la declaración del estado; se ofreció como voluntario para la Brigada Judía en el Ejército Británico durante la Segunda Guerra Mundial, cofundó un kibutz en el Negev y sirvió en el Servicio de Seguridad Shin Bet y Nativ, la oficina de enlace del gobierno para la inmigración de Europa del Este. “Este pecado original nos persigue y nos perseguirá y pende sobre nosotros. Lo justificamos y se ha convertido en un miedo existencial, que se expresa de muchas formas. Hay una tormenta debajo de la superficie del agua”, dice.

“Tengo 94 años”, agregó Sharett (la entrevista tuvo lugar antes de su 95 cumpleaños). “Llegué a mi edad en paz. Financieramente, mi situación es razonable. Pero temo por el futuro y el destino de mis nietos y bisnietos”.

Hablando desde un ático en el centro de Tel Aviv (bienes raíces de primera), no pareces estar sufriendo.

“Me describo como un colaborador en contra de mi voluntad. Soy un colaborador forzoso de un país criminal. Estoy aquí, no tengo adónde ir. Debido a mi edad no puedo ir a ningún lado. Y eso me molesta, cada día. Este conocimiento no me abandona. El reconocimiento de que al final Israel es un país que ocupa y abusa de otro pueblo”.

 El gen ‘Sal de tu país’

Algunos de los Sharetts -la familia está formada por Yaakov y su esposa Rina, sus tres hijos, cinco nietos y ocho bisnietos- ya se mudaron al extranjero, a Nueva York.

Su abuelo, Yaakov Shertok – de quien recibió el nombre, y cuyo apellido fue posteriormente hebraizado a «Sharett» – fue uno de los fundadores del movimiento Bilu «Pioneros de Palestina». Llegó a Israel en 1882, después de una serie de pogromos en Rusia que se denominaron Sufot b’Negev : «Tormentas en el sur». Pero unos años después volvió, «iarad«, dice su nieto, y formó una familia en la diáspora. Moshe Sharett, el padre de Yaakov nació en la ciudad de Kherson en el río Dnieper, que hoy se encuentra en Rusia, y en ese entonces estaba en Ucrania. Luego, en 1906, a raíz de más pogromos, el abuelo y su familia regresaron a Israel, esta vez de forma permanente.

Tu padre hizo aliá a los 12 años. ¿Se consideraba sionista?

“Mi padre hizo aliá porque su padre hizo aliá. No porque lo quisiera para sí mismo. Es una de las diferencias entre Sharett y la banda Segunda Aliyah, que fundó Mapei y el país. Ellos, y Ben-Gurion a la cabeza, eran mayores que él e hicieron aliá por su propia voluntad. Pero Sharett no fue uno de ellos. No sufrió ningún trastorno interno que lo convirtiera en sionista”. Cuando llegaron, la familia se fue a vivir a la aldea árabe de Ein Senya, al norte de Ramallah. Durante los dos años siguientes, Moshe aprendió árabe. En 1908 se trasladaron a Tel Aviv, donde estudió, junto con su hermana Rivka, en la primera promoción de la escuela secundaria Herzliya Hebrew Gymnasium.

Más tarde, uno de sus profesores de la escuela contó sobre el joven que, de repente, se puso de pie y empezó a hablar árabe, tanto que «no creía que fuera judío».

Los hermanos Sharett hicieron amigos en la escuela que se convertirían en familia y serían conocidos en la comunidad judía anterior al estado, el «Yishuv», como los «cuatro suegros». Estos incluyeron a Dov Hoz, uno de los fundadores de la milicia clandestina preestatal Haganah y uno de los pioneros en volar en el Mandato Británico de Palestina; Eliyahu Golomb, el comandante sin corona de la Haganá; y Shaul Avigur, originalmente Meirov, fundador de la Haganah y comandante de la misión Mossad Le’aliyah Bet, para contrabandear judíos a Palestina y más tarde se convertiría en el jefe de Nativ.

Golomb se casó con Ada, la hermana menor de Moshe y Rivka. La casa de la familia Shertok, en Rothschild Boulevard, sirvió como sede de la Haganah y allí se llevaron a cabo las reuniones de los líderes del grupo, dirigidas por los «suegros». Una famosa frase de la época atribuía el renacimiento de Israel a los actos de “los milagros y los suegros” (rima en hebreo). Tzipora, esposa de Moshe Sharett y madre de Yaakov, nacida en Kvutzat Kinneret, estudió agricultura en Inglaterra, especializándose en productos lácteos. De vuelta en Israel, dirigió el moshav de trabajadores en Nahalat Yehuda, cerca de Rishon Letzion.

Después de la escuela secundaria, Moshe Sharett fue a Estambul, la capital del Imperio Otomano, que controlaba la tierra que luego sería Israel, para estudiar derecho, al igual que Ben-Gurion y el futuro presidente Yitzhak Ben Zvi. La Primera Guerra Mundial, que estalló en 1914, interrumpió el plan. Regresó a Palestina y participó activamente en el Movimiento de “Otomanización” (o Turquificación), que decía que solo si los judíos de Israel adquirieran la ciudadanía otomana sería posible evitar su expulsión.

En la escuela donde había estudiado cuando era joven, ahora enseñaba turco y más tarde incluso se alistó en el ejército otomano. “Mi padre dijo que no vinieron a despojar a los árabes, sino a vivir con ellos. Creía que habría espacio para todos”, dijo Yaakov. Este enfoque, conciliador, ingenuo o moralista (todos pueden decidir por sí mismos) empujó a Sharett a ser el eterno «número 2». Su hijo está de acuerdo en que hoy lo llamarían con desprecio «izquierdista» y, tal vez, incluso «odiador de Israel».

Durante las siguientes décadas, se abrió camino en el corazón de la actividad sionista cuando fue elegido para ser el jefe del departamento diplomático de la Agencia Judía. Su currículum incluye la planificación estratégica de la empresa “Tower and Stockade”; la construcción del puerto de Tel Aviv; la fundación de la policía auxiliar judía (Notrim); y la joya de la corona: el proyecto de voluntariado para el ejército británico, que alcanzó su punto máximo con el establecimiento de la Brigada Judía durante la Segunda Guerra Mundial.

Cuando se fundó Israel, Sharett fue nombrado ministro de Relaciones Exteriores; más tarde reemplazaría a Ben-Gurion como primer ministro por un corto tiempo.

Es difícil dudar del sionismo y el amor por la tierra de tu padre. Hoy tiene bisnietos en Nueva York. ¿Cómo se sentiría si lo supiera?

“Es imposible descartar yerida [dejar Israel] como una palabra maldita. Casi no hay israelíes que no tengan parientes en el extranjero. Estoy feliz de tener nietas, bisnietas y un bisnieto en Nueva York». 

«No me avergüenza decirlo. Sharett también tuvo un padre joven. Mi abuelo. Si no se hubiera ido de Israel, yo no habría nacido, porque después de que hizo yerida estableció una familia. A diferencia del falso mantra «no tengo otro país», los hechos muestran que hay otros países. Hay más de una tierra. Más de un millón de israelíes viven en el exterior. El compromiso ideológico sionista se evapora cuanto más pasan las generaciones. La gente comprende que hay mejores lugares donde criar hijos y vivir. En todas partes hay problemas, la vida misma es un problema, pero Israel tiene problemas existenciales». 

Aun así, ¿no tienes la sensación de perderte algo? Su padre firmó la Declaración de Independencia y tú ya no ves a Israel como el hogar nacional del pueblo judío.

“La vida del pueblo judío es una tragedia. Nuestro pueblo, en una etapa muy temprana, demostró que no es un pueblo obediente y no sabe cómo sostener un estado. Entonces, la mayor parte de su existencia no tuvo una existencia nacional, sino la de una minoría perseguida y odiada, que vive sin una organización superior y sin su propio gobierno. Puede que esté pagando un precio, pero sobrevivió».

«Uno de los genes de nuestro ADN nacional es el gen ‘Sal de tu país’ (Lej, lejí en hebreo) que comenzó en los días de nuestro padre Abraham. Desde los días del Segundo Templo, la mayoría de los judíos no vivieron en Israel. Establecieron una magnífica comunidad en el río Tigris y luego se mudaron a España, donde crearon una cultura maravillosa durante mil años, y desde allí se dispersaron por todas partes …”

Y luego vinieron los pogromos y luego el Holocausto, y muchos se dieron cuenta de que el “problema judío” solo se podía resolver de manera territorial.

“De repente, la gente dice, ‘Sabemos lo que hay que hacer’, para todos, y está preparada para imponer sus ideas al público. ¿Quién te puso? En el momento en que el sionismo llamó a los judíos a emigrar a Israel, con el fin de establecer aquí un hogar para el pueblo judío, que resultará en un estado soberano, se creó un conflicto. La idea sionista era llegar a un lugar donde hubiera personas, miembros de otro pueblo, miembros de otra religión, completamente diferente.

«¿Has visto en algún lugar del mundo donde la mayoría estaría de acuerdo en ceder ante un invasor extranjero, que dice, ‘nuestros antepasados ​​estuvieron aquí’, y exige entrar a la tierra y tomar el control? El conflicto era inherente y el sionismo lo negó, lo ignoró… como la proporción de judíos y árabes cambió a favor de los judíos, los árabes se dieron cuenta de que estaban perdiendo la mayoría. ¿Quién estaría de acuerdo con tal cosa?

“Entonces comenzaron los conflictos violentos, los disturbios de 1920, 1921, 1929, 1936-1939, y la guerra y otra guerra y otra guerra. Muchos dicen que somos ‘merecedores’ de la tierra porque los árabes nos podrían haber aceptado como éramos y entonces todo habría estado bien. Pero comenzaron la guerra, por lo que no deberían quejarse. Veo en toda esta transformación de la mayoría [árabe] en minoría y de la minoría [judía] en mayoría como inmoral».

Entonces dices que tu padre también era inmoral y tú también, tu biografía está entrelazada con la del Movimiento Sionista e Israel en su período seminal.

“Como alguien que paga impuestos aquí, si Israel no está bien, yo tampoco estoy bien. Durante cierto tiempo hubo aquí una gran esperanza de que se hubiera creado algo nuevo. Yo era parte de eso. Pero ahora, el sionismo, desde mi punto de vista, ha desaparecido. Todas las promesas que hicimos desaparecieron. No me siento cómodo con esto. Nuestra agenda nacional es sangre, muerte y violencia. Esta bandera pende hasta el día de hoy en nuestro país como una visión. Israel vive de la espada y la afila. Estoy completamente apartado de esto».

¿Qué salió mal en el camino?

“El pueblo judío tenía dos grandes enemigos, Hitler y Stalin, los verdugos de la cultura judía, que la vaciaron y destruyeron, en Polonia y la Unión Soviética. Los que planearon el estado se dirigieron ante todo a la tribu judía. El Holocausto de Hitler y el genocidio espiritual de Stalin cambiaron por completo la estructura y la composición demográfica de Israel. Solo después de que resultó que los que se suponía que iban a venir ya no existían, vinieron otros judíos. No los descarto. Desde una perspectiva judía, son tan judíos como tú y yo, pero sus antecedentes son diferentes. Se criaron en países musulmanes y tenían un trasfondo de religiones, clanes y admiración por el padre. Entonces, gente así llegó a Israel, y eso cambió la situación y hasta el día de hoy está causando problemas y trastornos».

¿Preferirías ver Israel Ashkenazí, laico y liberal, como tú?

“Hablo con franqueza porque no tengo nada que ocultar. Tengo 94 años… Cuanto más homogénea es la sociedad, más sana es. Cuanto menos, hay problemas. Estoy decepcionado por el destino del pueblo judío, que nos dividió en tribus. También estoy decepcionado por el carácter del estado. Cuando veo al primer ministro con una kipah en la cabeza, no me siento bien. Este no es el Israel que quiero ver. ¿Cómo sucedió que este nuevo lugar, que iba a traer innovaciones, se convirtió en el lugar más oscuro, controlado por los nacionalistas ultraortodoxos? ¿Cómo es que aquí de todos los lugares, hay ideologías reaccionarias y fanatismo, mesianismo, el deseo de expandirse y controlar a otro pueblo?”

Una trampa para el emisario

Yaakov Sharett nació en 1927 en una familia bien relacionada de la flor y nata del Yishuv, la comunidad judía de Palestina. Después de él vino Yael (la futura escritora Yael Medini), en 1931, y Haim en 1933. Pasó sus primeros tres años en Tel Aviv y después de eso, con el avance de la carrera de su padre, la familia se mudó a Jerusalén. Estudió en Jerusalén con el geógrafo David Benbenisti, el filósofo Yeshayahu Leibowitz y el lexicógrafo Avraham Even Shoshan.

De joven, Sharett fue a estudiar a la Universidad de Colombia en los Estados Unidos y a Oxford, en el Reino Unido. Su experiencia estaba en lo que entonces se llamaba “sovietología”, por lo que aprendió con fluidez el ruso, la lengua materna de su padre. Su tío, Shaul Avigur, lo alistó en 1960 en una unidad secreta que había establecido y dirigido, llamada Nativ, cuyos miembros ingresaron a la Unión Soviética bajo la cobertura del personal de la embajada israelí y ayudaron a los judíos detrás del Telón de Acero.

Sharett fue nombrado «primer secretario» de la Embajada de Israel en Moscú y recorrió la Unión Soviética en busca de judíos que mostraran interés en Israel y el sionismo. Su estancia allí se interrumpió repentinamente después de un año, cuando fue expulsado por cargos de espionaje. Un día, durante una visita a Riga, aceptó una carta de una persona que se presentó como judía y le pidió que se la entregara a sus familiares en Israel. Aparentemente, esto fue una trampa, porque luego, como él lo describe, “dos hombres armados me atraparon, me levantaron del suelo, sin considerar que tenía inmunidad diplomática”. Cuando lo interrogaron le mostraron la carta que tenía escondida en el bolsillo de su abrigo, y cuando la abrieron, encontraron una foto de un misil.

“Yaakov Sharett expulsado de la URSS”, informaron los periódicos del día. La agencia de noticias soviética Tass informó que Sharett fue “capturado mientras espiaba, recorría varias partes de la Unión Soviética para establecer vínculos de espionaje y distribuía literatura sionista antisoviética ilegal.

Después de su regreso de Israel, trabajó durante un tiempo en el nuevo departamento ruso que se había abierto en investigación de Inteligencia Militar. Más tarde se retiró del trabajo de inteligencia. «La Aliá rusa me decepcionó mucho», dice hoy. “La gente que tenía tantas ganas de venir aquí resultó ser de derecha y nacionalista, el resultado de años viviendo medio asimilada y necesitando ocultar su origen. Ahora se volvieron hacia el lado más fanático y extremo. Participé en traer a mis enemigos aquí. Avigdor Lieberman es un colono. Políticamente, es mi enemigo”, añade.

Pero no es la llegada de tal o cual individuo lo que molesta a Sharett. Se opone a alentar a la gente a mudarse a Israel. “Israel es el único país que trabaja para aumentar su población. Quién ha oído hablar de tal cosa. ¿Que los emisarios persuaden a la gente para que venga a vivir a Israel? ¿No hay suficiente gente y atascos aquí? «

Comprometerse no es capitular

La siguiente estación en la vida de Sharett fue el periodismo. Durante dos décadas, entre 1963 y 1983, escribió y editó para el diario hebreo Ma’ariv. A principios de la década de 1970 escribió para Ma’ariv desde Teherán, donde se mudó siguiendo a su esposa, coreógrafa y bailarina que enseñaba danza allí. A principios de la década de 1980, también escribió una columna llamada «Hombre de Marte» en la revista semanal contra el sistema Haolam Hazeh, donde expresaba su mirada crítica hacia los israelíes, como si fuera de otro planeta.

Sharett también escribió, editó y tradujo libros. En 1988 su libro «The State of Israel of the Altneuland house has passed away «, la portada muestra un aviso de defunción en hebreo. Sharett escribió allí que fue «un grito desesperado del momento después del último momento y en caliente durante » una crisis existencial sin precedentes más allá de la posibilidad de superarla o prevenirla».

Otros libros que tradujo, “Primavera silenciosa” y “El fin de la naturaleza” trataban sobre una crisis de otro tipo: la crisis climática, años antes de que el tema apareciera en la agenda israelí.

Sharett celebró su 94 cumpleaños en julio. “Soy un anciano, consciente de mi edad y sé que mis años están contados. No tengo miedo a la muerte en sí, pero sí a la forma que tomará la muerte”, concluye, y revela que ha tomado la decisión de quitarse la vida “si llego al punto en que mi vida ya no justifica en sí misma y que soy un hombre muerto caminando, que no tiene significado ni contribución, sino que es solo una carga para los demás y su familia”. Ya ha informado a su familia de su decisión. Contribuirá con su cuerpo a la ciencia. “No necesito una tumba. No voy a las tumbas de mi familia. No creo que la memoria de una persona, su alma, esté asociada con sus huesos o el lugar donde está enterrado. No quiero ocupar espacio en un país tan pequeño como el nuestro. No tiene ningún sentido. En todo caso, en una o dos generaciones las lápidas serán olvidadas y abandonadas».

Pero antes de que todo esto suceda, todavía quiere tiempo para escribir su autobiografía, algunos de cuyos títulos de capítulos reveló en este artículo. Ya eligió el nombre del libro: «Colaborador forzado».

https://www.haaretz.com/israel-news/.premium.MAGAZINE-former-pm-s-son-israel-was-born-in-sin-i-m-collaborating-with-a-criminal-country-1.10220502?utm_source=Push_Notification&utm_medium=web_push&utm_campaign=General

N. del t: aliá (hebreo), inmigrar a Israel. Ieridá (hebreo) Emigrar de Israel

Traducción de J.M. para rebelión 

visitas

Palabras clave de la nota



Si te gustó, te invitamos a compartirla


Comentarios
Tendencias
3
7300 lecturas
AnnurTV
AnnurTV
http://www.annurtv.com/nota/64073-curiosidades-cinco-anos-sin-fidel.html
Podes seguir leyendo…
Palestina día a día
1280 720
Ocupación Palestina
El horror de la guerra
1280 720
Ocupación Palestina
El horror de la guerra