Vie 15 de octubre de 2021 Curiosidades

La brutalidad de negar el agua a los palestinos en las colinas del sur de Hebrón

1024 576

Por Daphne Banai para 972mag.

AnnurTV
AnnurTV
http://www.annurtv.com/nota/63634-curiosidades-la-brutalidad-de-negar-el-agua-a-los-palestinos-en-las-colinas-del-sur-de-hebron.html
La brutalidad de negar el agua a los palestinos en las colinas del sur de Hebrón

Durante los últimos 15 años he sido testigo de cómo el ejército israelí impide que las comunidades palestinas accedan al agua para expulsarlas y tomar sus tierras.

Abu Hani y su familia viven a solo dos kilómetros del puesto de avanzada del asentamiento israelí de Avigayil en las colinas ocupadas del sur de Hebrón. Pero a diferencia de los residentes de Avigayil, que están conectados a la red nacional de agua de Israel, Abu Hani y sus hijos tienen prohibido hacerlo. No solo no reciben una gota de Mekorot, la compañía nacional de agua de Israel, sino que las autoridades israelíes también les prohíben mantener cisternas para almacenar agua de lluvia, como lo habían estado haciendo hasta que Israel se apoderó del área.

Abu Hani, como muchos otros sostenes de familia palestinos en las colinas del sur de Hebrón, se ve obligado a viajar grandes distancias y pagar precios exorbitantes para llenar un contenedor oxidado que proporcionará agua a su familia.

Él no es el único. Según el grupo de derechos humanos B’Tselem, los palestinos en las colinas del sur de Hebrón compran agua transportada en camiones que generalmente provienen de la cercana ciudad palestina de Yatta, a menudo pagando más de cuatro veces el precio del agua para uso residencial en Israel. Estos altos precios significan que los palestinos pueden gastar hasta un tercio de sus ingresos mensuales en agua. Compare eso con Israel, donde la familia promedio gasta solo el 1.3 por ciento de sus ingresos mensuales en ese rubro.

La falta de infraestructura de agua local para los palestinos significa que el consumo medio diario de agua per cápita entre los habitantes palestinos de Cisjordania es de 28 litros per cápita por día, mientras que el consumo en los asentamientos israelíes en las colinas del sur de Hebrón es de 211 litros per cápita por díaSegún B’Tselem, este nivel de consumo es similar al de las zonas de crisis humanitaria en todo el mundo, como Darfur .

Negar el agua a los palestinos en las colinas del sur de Hebrón es uno de los muchos métodos brutales para expulsar a la población local con el fin de tomar su tierra y entregarla a los colonos judíos.

Esa brutalidad, por supuesto, no se puede hacer cumplir sin la presencia de un ejército de ocupación. Lo presencié la semana pasada cuando 50 activistas israelíes, incluidos miembros de la Knesset Mossi Raz (Meretz) y Ofer Cassif (Lista conjunta), acompañaron a Abu Hani y su camión cisterna de agua desde la aldea de A-Tuwani hasta la comunidad de Al-Mugafara, donde vive.

Mientras caminábamos por la carretera principal, una ambulancia del ejército pasó de repente junto a nosotros. Cortésmente despejamos el camino, pero cuando pasó junto a nosotros, la ambulancia se detuvo, bloqueó el camino y salió un grupo de soldados armados. En cuestión de minutos llegaron más jeeps del ejército.

Los soldados nos atacaron, lanzaron gases lacrimógenos y trataron de evitar que lleváramos el agua. Uno de los manifestantes fue arrojado violentamente al suelo y herido por un oficial israelí. Otro manifestante fue derribado al suelo, tras lo cual un soldado se arrodilló sobre su cuello. Se detuvo a seis manifestantes y los mantuvo recluidos durante siete horas.

Como activista en el Valle del Jordán ocupado durante los últimos 15 años, he sido testigo de esta injusticia a diario. Miles de palestinos en el área no tienen acceso al agua en temperaturas que pueden subir hasta 40 grados Celsius (104 grados Fahrenheit) en el verano. Las familias palestinas deben viajar cada tres días a través de las zonas de fuego real de las FDI (que se extienden por más del 46 por ciento del Valle del Jordán) para traer agua en contenedores oxidados al precio de NIS 1.700 ($ 530) por mes.

A menudo, el ejército confisca o destruye los contenedores, dejando a familias enteras sin una gota de agua durante largos períodos de tiempo, como sucedió en la aldea de Khirbet Humsa o Ras a-Tin en el pico del calor del verano de julio. Otras veces, si los palestinos deciden comprar su agua a la Autoridad Palestina, el ejército destruirá sus tuberías de agua.

Los propios colonos también participan activamente en el sabotaje del agua. En los últimos dos años, han acordonado dos manantiales en el área, bloqueando el acceso a los pastores palestinos locales para que no puedan dar de beber a sus rebaños.

Muchos palestinos en el Valle del Jordán que dependen de la agricultura instalan tuberías de agua improvisadas y se conectan a la red nacional de agua de forma independiente. Sin embargo, sin un permiso de construcción, hacerlo se considera «ilegal» y significa que las autoridades israelíes pueden demoler esas tuberías en cualquier momento. La Administración Civil, que gestiona los asuntos cotidianos de los millones de palestinos bajo ocupación, rechaza más del 98 por ciento de las solicitudes de permisos de construcción palestinos en el Área C, donde se encuentran tanto el Valle del Jordán como las Colinas del Sur de Hebrón, mientras lleva regularmente demoliciones por supuestas infracciones de planificación y construcción.

Lla mayoría de los judíos israelíes recibe agua, independientemente del lado de la Línea Verde en el que vivan. Los palestinos en el Valle del Jordán y las colinas del sur de Hebrón deben luchar todos los días para asegurar cada gota de agua para ellos y sus familias. Durante 54 años, las autoridades israelíes, a través de un ejército cada vez más brutal, han estado privando a los palestinos que viven bajo ocupación de la derecha como parte de sus esfuerzos por expulsar a una población civil nativa de su tierra, simplemente porque no pertenecen a la etnia o grupo religioso correctos. Esto es el apartheid en su peor momento.

Daphne Banai ha sido activista en el Valle del Jordán durante 15 años. Tambien participa activamente en MachsomWatch, Women Against the Occupation & for Human Rights. Anteriormente, fue miembro de la dirección de Sadaka-Reut, un grupo juvenil binacional palestino y judío.

https://www.972mag.com/water-apartheid-south-hebron-hills/

Traducción de J.M para Rebelión.

 

 

Por Daphne Banai para 972mag.

visitas

Palabras clave de la nota



Si te gustó, te invitamos a compartirla


Comentarios
Tendencias
Podes seguir leyendo…
Palestina día a día
1280 720
Ocupación Palestina
El horror de la guerra
1280 720
Ocupación Palestina
El horror de la guerra